Materia lítica da forma a intervenciones de Perla Krauze en Museo Amparo

■ Foto Abraham Paredes

Durante más de año, la artista Perla Krauze visitó distintos talleres de lítica en el estado de Puebla: lo mismo Tecali, que San Juan Raya y Los Reyes Metzontla. Su afán, además de conocer los procesos que hay en torno a la extracción y tratamiento de la piedra, fue saber qué pasaba con los residuos, leídos estos como procesos y memorias.

El resultado de esa indagación es la exposición Materia lítica: Memoria/ Procesos/ Acumulaciones, una exposición temporal que abrirá este sábado 4 de febrero a las 12 horas en el Museo Amparo, con una charla entre Perla Krauze y la curadora Josefa Ortega.

“La piedra me habla mucho en bruto; los fósiles fueron mi perdición: me voy a lo primigenio”, advirtió la creadora durante una rueda de prensa acompañada por el director del museo, Ramiro Martínez.


Explicó que aquel recorrido comenzado el 15 de octubre de 2015 se convirtió en un periplo emotivo que la llevó a conocer el estado de Puebla: los citados Tecali, Los Reyes Metzontla y San Juan Raya además de las ladrilleras de Huejotzingo y Cholula, las canteras de Tlayúa y San Salvador El seco, los manantiales de Tehuacán, las salinas de Zapotitlán y las cactáceas de la Reserva de la Biosfera Tehuacán Cuicatlán.

Lo mejor, y tras atender un deseo propio, fue arribar a las canteras de Nealtican donde descubrió un proceso familiar: la manera en que los canteros de la zona apilan los pedazos de roca volcánica, puesta de la mejor forma para que sea adquirida por la población y posteriormente trabajada.

Perla Krauze
La exposición de Perla Krauze se inaugurará este 4 de febrero. Foto: Es Imagen.

No obstante, su deseo de conocer más sobre el estado, supo que “había que ponerle fin al recorrido”, pues el trabajo pendiente era transformar y lograr su propia obra, llevando las piezas a su taller.

Así, realizó un gabinete que funciona en la misma definición de este concepto que es el antecedente a la idea de museo: recoger y exhibir una serie de curiosidades, en este caso, fósiles, pedazos de roca de diversa naturaleza y materialidad, sales, fotografías y tierras obtenidas en sus visitas.

Precisamente, este gabinete abre el recorrido de la exposición Materia lítica: Memoria/ Procesos/ Acumulaciones, y se presenta, entonces, como una invitación a acercarse a cada ambiente, cada taller, cada proceso conocido por Perla Krauze. Le siguen Agua/Piedra, para referir a la función que tiene el agua en los procesos de corte, y Recorrido Habitable, un par de salas –la 3 y la 4– en los que la artista reconstruye los talleres en los que se trabaja la piedra, incluidos los residuos generados en el proceso.

“Me basé en las formas y los cortes que hacen los mismos canteros: cómo la laminan, sus cortes, sus volúmenes, dependiendo el tipo de piedra y su posibilidad de trabajar. Nada está labrado, todo está tomado de los talleres tal cual”, expuso Perla Krauze, artista formada en el Chelsea College of Arts.

Al respecto, la curadora Josefa Ortega expuso que en la obra de Perla Krauze hay residuos, polvo y terracería, como elementos que invaden los espacios. “Es la forma en que la artista entra a los talleres. Hay un vínculo con estos espacios pero también un diálogo con el propio taller de Perla”, expuso la curadora, quien, además, resaltó que todo lo presentado en el Museo Amparo constituye trabajo ex professo de la creadora.

En ese sentido, consideró que las formas de intervención planteadas por Krauze constituyen una exposición arriesgada, ya que se trata de una intervención directa a los espacios del museo, a sus salas y a sus espacios abiertos.

krauzeamparo

En ese sentido, respecto al diálogo con los espacios de creación que establece la artista, se ubican el par de salas denominadas Huellas/ Procesos/ Acumulaciones, en las cuales se concentra la propuesta pictórica y escultórica de la artista, así como la memoria de los talleres visitados que se decantan en huellas/ improntas.

La exposición Materia lítica: Memoria/ Procesos/ Acumulaciones continúa y cierra en dos salas más. La primera denominada Paisaje, construida con pedacerías de piedra –a manera de islotes que forman un archipiélago lítico–, y la segunda Paisaje habitable, una intervención de ladrillo en el Patio prehispánico que, en piso invita a la interacción y desde lo alto se propone como un dibujo espacial.

La muestra, generada a partir de experiencias y sensaciones propuestos por Krauze, permanecerá en exposición hasta el 1 de mayo en el recinto ubicado en la 2 Sur 708, en el Centro Histórico. Domingo y lunes entrada gratuita.




Ver Botones
Ocultar Botones