MÁS IMPUNIDAD

Entregado el expediente sobre las sanciones que se aplicaron a Marcelo García Almaguer, actual vocero del PAN nacional, por violar la constitución (artículo 134) y el código electoral federal al promocionar al gobernador Rafael Moreno Valle en todo el país, se conoce ahora que el entonces funcionario de la administración estatal recibió sólo una amonestación privada que le aplicó el titular de la Contraloría, Malcom Hemmer Muñoz.

Nuevamente un caso de impunidad en el actual gobierno estatal. Y también una burla. Es evidente que García Almaguer no fue sujeto a un castigo como ameritaba, debido a que, de entrada, sólo cumplía las órdenes de su jefe directo, y, en segundo lugar, porque es probable que desde el puesto que ocupa ahora, se encargue de proyectar la figura de Moreno Valle, quien no repara en nada por conseguir la candidatura a la presidencia de la República.

Si algo ha demostrado la administración morenovallista es que puede quebrantar con una mano en la cintura la legalidad y el Estado de Derecho, pues cuenta con recursos suficientes para que las voluntades de quienes deben aplicar la ley o ser contrapeso a sus afanes absolutistas, se dobleguen ante los deseos del titular del Poder Ejecutivo.


No obstante, difícil será revertir con propaganda, lícita o no, revertir el malestar social que contra el morenovallismo ya cunde por todo el estado de Puebla y del mal prestigio que en amplios círculos por todo el país se ha fraguado a pulso el gobernador.