Marina abate a líder del Cartel Jalisco Nueva Generación en Chipilo

La Marina Armada de México habría dado muerte al líder del Cartel Jalisco Nueva Generación, Ricardo Arturo Pacheco Tello, alías El Quino, durante un enfrentamiento con el crimen organizado en la comunidad de Chipilo, en el municipio de San Gregorio Atzompa.
Los hechos ocurrieron la tarde de este viernes durante un operativo a cargo de la Marina, confirmó a través de redes sociales el gobernador del estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes.
“El día de hoy en Puebla fue abatido el principal líder de la delincuencia organizada, El Quino, por quien habíamos ofrecido un millón de pesos de recompensa”, precisó.
La tarde de este viernes, en redes sociales se difundió una balacera en la comunidad de Chipilo, en las calles Santa Rosa y 5 Poniente, donde habrían muerto cuatro delincuentes, entre ellos El Quino.
Asimismo se informó que la Marina habría detenido a dos personas más y tres se dieron a la fuga durante el operativo.
Incluso, los pobladores de Chipilo informaron que la casa donde ocurrió el tiroteo había sido vendida a una familia de Córdoba, Veracruz.
Reportaron que el intercambio de disparos entre los marinos y los presuntos criminales se dio entre las 14 y 15 horas.
Al lugar de los hechos arribó la unidad táctica de la Fiscalía General del Estado, y agentes de la Policía Federal, quienes mantienen un cerco de seguridad en el perímetro de la 5 Poniente y zona aledaña.
Llamó la atención que los hechos hayan ocurrido en el poblado de Chipilo, comunidad de ascendencia italiana que se encuentra a 15 minutos de distancia de la ciudad de Puebla, en automóvil.
Por su parte, el alcalde de Chipilo, Pedro Martini, informó a los medios de comunicación desconocer más detalles del caso que se encuentra en manos de la Marina.
Sobre el tema, justificó que incluso la Policía Municipal no ha podido acercarse a la zona donde ocurrió el enfrentamiento.
Afirmó que la Marina prácticamente cerró la Avenida 5 Poniente, dónde se encuentran varias viviendas y no dejan pasar a ningún poblador al área acordonada, mientras se llevan a cabo las diligencias.