Marchan 2 mil transportistas vs el metrobús y la monopolización del servicio en Puebla

La protesta del día de ayer contra el metrobús fue encabezada por los transportistas y dirigentes de varias agrupaciones sociales  ■  Foto Rafael García Otero
La protesta del día de ayer contra el metrobús fue encabezada por los transportistas y dirigentes de varias agrupaciones sociales ■ Foto Rafael García Otero

Más de 2 mil transportistas adheridos a la Asamblea Permanente del Transporte de Puebla marcharon desde diferentes puntos de la capital para exigir al gobernador Rafael Moreno Valle Rosas la cancelación de la construcción de la segunda línea del metrobús, por ser un proyecto monopolizador del servicio, carente de planeación y que dejaría sin empleo de forma directa e indirecta a más de 10 mil personas.

Los inconformes, entre ellos concesionarios, familiares y usuarios, partieron a las 10 horas de la mañana de dos puntos de la ciudad: la Fuente de Los Frailes, en la Avenida Juárez y el campo de beisbol de Mayorazgo, en la 11 Sur.

Después de una hora, ambos contingentes se encontraron en el Paseo Bravo para iniciar la caminata sobre la calle Reforma hasta llegar a Casa Aguayo.


La protesta fue encabezada por los transportistas y dirigentes de varias agrupaciones sociales, sindicales y campesinas que conforman el Frente Amplio Social, como es el caso del Sindicato de Telefonistas, el Movimiento Alternativa Social, el Sindicato Único de Trabajadores del Hospital para el Niño Poblano y la organización de comerciantes 28 de Octubre, entre otros.

Con pancartas en mano, los manifestantes exclamaron consignas en contra del gobierno morenovallista al que tacharon de represor y dictador, por la persecución que emprendió en contra de algunos líderes del movimiento de transportistas, con la detención de sus unidades.

En las mantas se pudieron leer frases como “Metrobús, servicio caro y deficiente para el usuario”, y “Basta de desempleo… no pedimos metrobús, pedimos soluciones”, así como “Rafa si no nos das empleo, no lo quites”, “Nadie por encima de la Ley, ni usted gobernador”, y “Zurita incompetente, fuera de la ST”.

Después de mediodía, el contingente llegó a Casa Aguayo, sede de la Secretaría General de Gobierno del estado, pero ante el cierre literal de las puertas, los transportistas emprendieron la caminata sobre el bulevar 5 de Mayo hasta la fuente de la China Poblana, en donde tomaron cinco unidades del metrobús.

Sin embargo, la intención de la gente era trasladarse a bordo de las unidades de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) hasta las oficinas de la Secretaría de Transporte, donde exigirían la instalación de una mesa de trabajo.

En el último momento, los manifestantes eufóricos optaron por retener cinco unidades por una hora.

Esta situación estuvo a punto de devenir en un enfrentamiento entre los transportistas y los conductores de las unidades del metrobús, pero no pasó a mayores.

Finalmente, después de las 15 horas, los integrantes de la Asamblea Permanente del Transporte de Puebla decidieron desistir de la protesta y anunciar una serie de movilizaciones para hoy jueves, con la finalidad de que las autoridades escuchen sus demandas y le den solución.

 

La marcha, sin tintes

electorales ni políticos

 

En el transcurso de la marcha, Wilfrido Carmona Muñoz, delegado de la ruta 54, denunció que con la puesta en marcha de la segunda línea del metrobús, que transitará sobre la 11 Norte–Sur, se levantarán más de mil concesiones a transportistas.

“No estamos en contra de la modernización del transporte, pero es inadmisible que no nos informen ni nos tomen en cuenta, cuando nos veremos afectados”, reclamó el transportista.

Asimismo, informó que la Secretaría del Transporte inició desde la noche del martes represalias en contra de los dirigentes transportistas, a quienes les detuvo injustificadamente varias unidades de las rutas 1, 54, 20A y 4.

Carmona Muñoz aclaró que, a propósito del último día de campaña electoral en Puebla, la manifestación no tiene tintes electorales ni políticos.

La aclaración se hizo luego de que, por unos minutos, el contingente de transportistas compartió la misma calle con simpatizantes de los candidatos a la alcaldía por el Partido del Trabajo y la coalición Puebla Unida.

Al último, expuso que pese al fracaso de la primera línea del metrobús, que dejó de movilizar a 100 mil poblanos al día, el gobierno impuso la construcción de un segundo ramal sin transparentar recursos ni el proyecto ejecutivo de la obra.

 

FAS exige al gobierno

el esclarecimiento del

asesinato de Malpica

 

En la protesta, los manifestantes se pronunciaron en contra del asesinato artero del luchador social y ex rector de la UAP Samuel Malpica Uribe.

Ricardo Jiménez Ávila, dirigente del Movimiento Alternativa Social, exigió al gobierno morenovallista que frene la ola de violencia en la capital poblana y el área metropolitana.

Demandó que se investigue a fondo el caso del académico y se dé con el paradero de los responsables; mientras, lamentó que el tema de los asesinatos en Puebla ha dejado de sorprender a toda la ciudadanía.

“La violencia sigue tomando vidas de todos los extractos socioeconómicos en Puebla, mientras las autoridades guardan hermetismo”, reclamó.

Finalmente, pidió que no se quiera hacer escarnio electoral con la muerte de un ciudadano, por lo que pidió que se tome el caso con seriedad.