Marcha en Chiapas, en contra de “la nueva Conquista”

Más de 300 personas convocadas por el Consejo Nacional y Estatal de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular realizan marcha en Chiapas para conmemorar 525 años de la llegada de los españoles. Foto Elio Henríquez

Más de 300 personas convocadas por el Consejo Nacional y Estatal de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular realizan marcha en Chiapas para conmemorar 525 años de la llegada de los españoles.

“La movilización no es para celebrar los 525 años de sufrimiento, sino para protestar por la nueva Conquista que están haciendo no solo a través de las reformas estructurales sino extrayendo, saqueando, explotando nuestros recursos naturales, saqueando las minas, el territorio, el agua y nuestro entorno”, dijo el sacerdote Anastasio Ramos Castillo, uno de los organizadores.

Insistió en que la marcha en Chiapas fue para protestar por “el nuevo colonialismo que Estados Unidos está ejerciendo sobre el mundo, sobre nuestro continente y sobre el país”.


La marcha partió del sur de la ciudad y concluyó en el parque central, donde fue leída la llamada Proclama de San Cristóbal, emitida después de un taller de dos días.

“El desastre humanitario que padecemos la mayoría de las y los mexicanos es producto de un plan elaborado y ejecutado desde la Casa Blanca a través del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización para la cooperación y el Desarrollo Económico y sus cooperaciones empresariales en contubernio con la alta burocracia, la clase política y los grandes empresarios mexicanos”, afirmaron.

Agregaron que “la catástrofe social y ambiental que estamos viviendo no es accidental, sino resultado de las crisis capitalistas o de fenómenos naturales que recurrentemente azotan a nuestro país; es la consecuencia deliberada de un proyecto de ocupación neocolonial que convirtió al Estado mexicano en un protectorado estadounidense y a extensas franjas de la economía nacional en enclaves y prolongación de las empresas extranjeras a través de su fusión con los grandes capitales locales”.

Reiteraron que “en México las políticas y reformas neoliberales, como estrategia imperialista, constituyen un crimen de lesa humanidad, el último eslabón de una larga cadena de despojo, tragedias, genocidios y etnocidios inaugurada por la invasión española hace 500 años”.

 

Información de La Jornada