Marcha de estudiantes de la UAP en apoyo a Oaxaca: se unen centenas

Marcha de estudiantes en apoyo al magisterio oaxaqueño.

Centenas de estudiantes, activistas, defensores de derechos humanos y ciudadanos, tomaron parte de la marcha en apoyo al magisterio oaxaqueño y en exigencia del cese a su represión, que convocaron estudiantes de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP).

 

El contingente principal salió de Ciudad Universitaria al mediodía con dirección al zócalo de la capital poblana.


 

En el trayecto, los muchachos que primaban en la columna principal,  fueron encontrando de todo: desde gente que los alentaba y manifestaba con porras el apoyo a su movilización, hasta automovilistas que los insultaban y les tocaban el claxon, presionándolos para que apresuraran el paso.

 

A los jóvenes se les unieron varias organizaciones, como el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), el Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la Barra Libre de Abogados Democráticos de Puebla (BLADP), el Centro de Estudios sobre Pobreza Rubén Jaramillo, entre otras.

 

“¡Justicia!”, clamaban marchando por las calles de la 14 sur, la primera que tomaron rumbo al Centro Histórico. “¡De Chiapas a Sonora con la Coordinadora!”, fue la consigna con la que llegaron al Parque Benito Juárez, donde se encontraron con las mujeres que luchan por la igualdad de género, las chicas que acordaron abordar el lugar desde las 14 horas vestidas de color morado, el mismo que distingue actualmente al movimiento feminista en mexicano.

 

Las feministas se unieron a la movilización con banderas, tambores, silbatos y la consigna: “¡Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, este no es gobernante es asesino macho y burgués!”, posicionadas justo detrás de los estudiantes, que ya iban azotados por el sol, cruzando las calles sin cansancio y al mismo tiempo gritando: “¡Va a caer, va a caer la reforma va a caer!”, aludiendo al origen de todo: la imposición de una enmienda educativa que es en realidad una normativa laboral punitiva contra el magisterio.

 

“¡El pueblo está marchando y Peña está temblando!”, gritaban las voces ya roncas de los estudiantes y ciudadanos “¡A ti que estás mirando también te están chingando!”, le decían los del contingente marchista a quienes los observaban cuasi impávidos, a la altura del Bulevar Héroes del 5 de Mayo.

 

“¡Oaxaca aguanta, la UAP se levanta!”, gritaban los estudiantes: “¡Si hay que evaluar, por Peña hay que empezar!, clamaban maestros y maestras, “¡Educación primero al hijo del obrero, educación después al hijo del burgués!” exclamaban los ciudadanos y ciudadanas también.

 

“¡Alerta, alerta, alerta que camina, la lucha estudiantil por América Latina!”, gritaban desgañitándose los estudiantes cruzando por la 16 de septiembre, “¡De norte a sur, de este a oeste, ganaremos esta lucha, cueste lo que cueste!”, exclamaban a una sola y poderosa voz todos juntos llegando al zócalo de la ciudad, lugar donde se encontraron con médicos miembros del movimiento Yo SOY #17, quienes apenas unas horas antes se habían manifestado en contra de otra de las creaciones del actual gobierno de México: la reforma de salud.

 

El micrófono pasó por las manos de la dirigente del contingente estudiantil, Ana Colorado, estudiante de la Facultad de Medicina de la UAP, quien se lo entregó a representantes de la CNTE Puebla, uno de los cuales hizo un recuento de lo sucedido en Oaxaca y externó: “¡Va a caer, va a caer, la reforma va a caer!”, exclamó el del magisterio.

 

Frente al palacio municipal, un representante de la CNTE Puebla manifestó: “El día de hoy los maestros y maestras del país junto con los estudiantes, padres de familia y con las organizaciones sociales, estamos en pie de lucha, queremos decirles que a pesar de la terrible represión y los asesinatos que han vivido nuestros compañeros de Chiapas, los compañeros de Oaxaca, hoy llegamos a las cinco de la tarde en Gobernación, pero no vamos a entregarnos, tampoco vamos a negociar hasta que la reforma, mal llamada educativa, se eche abajo”.

Marcha de estudiantes clama: “¡la CNTE somos todos!”

“¡La CNTE, la CNTE, la CNTE somos todos!” , le respondieron enjundiosos quienes le escuchaban.

 

Una estudiante más del movimiento de apoyo al magisterio tomó una hoja de su bolsa ya arrugada y la leyó: “Salimos a las calles por el desconcierto y la indignación por los hechos ocurridos en las últimas semanas, tanto en la Ciudad de México, Michoacán, Chiapas y recientemente lo acontecido en el estado de Oaxaca: reprobamos las acciones que se han hecho por parte del estado y el ejército en contra de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la educación, y diversas organizaciones, así como algunas colectividades que se han solidarizado y han asumido como suya esta justa lucha”.

 

“El día de hoy hicimos presencia de parte de la Salud en Puebla”, dijo en su turno al micrófono un médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). “Lo que no sabe el gobierno es que no vamos a dar ni un paso atrás y que no vamos a permitir que se instale esa reforma de salud, pero no solo eso también tenemos que ser solidarios, no podemos ser indiferentes con lo que pasa en Oaxaca, no podemos seguir permitiendo lesionados; en Puebla el movimiento #YoSOY17, se está coordinando porque finalmente somos héroes de la salud. Vamos a apoyar a sectores de Oaxaca, estamos hablando de brigadas de salud”.

 

Fue así cómo dos contingentes, dos luchas contra las reformas estructurales de Peña Nieto, coincidieron ayer en la plaza principal de Puebla, para alimentarse de fuerza.