Marcha concurrida en Puebla contra la reforma educativa

La tarde de este jueves, agrupaciones agremiadas al Frente de Organizaciones Sociales y Políticas del Estado de Puebla (Fosyppue) y algunos integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) marcharon contra las reformas estructurales y en rechazo al cuarto informe del presidente Enrique Peña Nieto.

Portando cartelones y lonas, los inconformes reclamaron a las autoridades la reapertura de las mesas de diálogo y sin condiciones con el magisterio en lucha, además del cese a la persecución a los trabajadores organizados.

Frente a las instalaciones de la televisora Azteca en Puebla, sobre la Avenida Juárez, miles de manifestantes marcharon hasta el zócalo de la ciudad, entre comerciante ambulantes, docentes, activistas, ecologistas, defensores de derechos humanos y movimientos ciudadanos.


Ahí estuvieron integrantes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes “28 de Octubre”, así como del movimiento Cholula Viva y Digna, pero también de la Asamblea Social del Agua (ASA) y docentes de la Sección 23 y 51 del magisterio.

Para evitar represalias, algunos maestros rechazaron dar su nombre o ser fotografiados ante el temor de ser despedidos e incluso hasta encarcelados.

Al llegar a la plaza de armas, los organizaciones efectuar un mitin donde lanzaron consignas contra la reforma educativa y de salud, principalmente, que atentan contra los derechos humanos y laborales de los mexicanos.

Esta movilización se sumó a la jornada nacional que se efectuó este jueves en la ciudad de México y otras capitales de la República.

Hoy no solo se están manifestando los trabajadores de la educación, sino todo el pueblo, las organizaciones sociales, los padres de familia y los estudiantes, todos los sectores que están siendo agredidos por esta política neoliberal implementada desde los organismos internacionales, destacaron los docentes.

En sus discursos, los dirigentes de las agrupaciones sociales coincidieron que no sólo los trabajadores de la educación salieron a protestar y defender la educación popular, sino el pueblo en general agraviado por las políticas privatizadores del gobierno en turno.

Acordaron que no puede haber marcha atrás en esta jornada de lucha que une a todos los sectores de la población, pues ante la agresión señalaron que lo único que tienen es la unidad de la acción, la organización y la disciplina.

Tenemos la razón y exigimos justicia, reclamaron.

En su intervención, la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre demandó al gobierno estatal reabrir el diálogo para encontrar una solución al conflicto que lleva más de 20 meses sin dar solución a la liberación de los presos políticos.

Por otro lado, hicieron un llamado a los diputados y senadores a que se discuta públicamente la reforma educativa, quitándole el carácter punitivo.

Los trabajadores de la educación plantearon “una verdadera transformación del sistema educativo, pero con las propuestas de los docentes, padres de familia, organizaciones y pueblo organizado”.

Asimismo, rechazaron la aplicación de la evaluación docente por anti pedagógica al castigar y no reforzar las deficiencias que puedan presentarse en el proceso de enseñanza.

Aceptar la evaluación es darle paso a una reforma laboral solapada, que elimina los derechos que los trabajadores hemos adquirido, sostuvieron.

Refirieron que la lucha que se libra contra la reforma educativa en México puede dar el salto global, al incluir las perspectivas de otros países principalmente sudamericanos, como Chile o Brasil, dónde son los estudiantes de educación media los que han levantado más fuerte la voz contra las medidas neoliberales.

En ese sentido, dijeron que abrirán un diálogo auténtico que implique el respeto del interlocutor, “eso significa que deben salir de manera inmediata los presos políticos y cesar todo tipo de represión y hostigamiento”.

Ese diálogo –precisaron– tiene que dirigirse a la discusión del tipo de país que queremos y la contribución que debe hacer la nación su sector educativo para la creación de ese nuevo país.

Del lado de la Coordinadora, los inconformes señalaron al último que están la mayor parte de los intelectuales mexicanos, estudiosos de la temática educativa, que junto con los más notables dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y de otros sectores democráticos del magisterio pueden representarlo en distintas mesas de trabajo, referidas al presupuesto, a la infraestructura, pedagogía, matricula, a la calidad para enseñarles justamente cual es el contenido de fondo de este tipo de conceptos.