Madres y padres de los 43 exigen no se utilice el caso de sus hijos como “oportunismo electoral”

A 41 meses de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la Caravana Sur “Rompiendo el silencio y el olvido”, conformada por madres y padres de los estudiantes, exigió desde la ciudad de Puebla que no quede impune el caso de sus hijos ni que sea utilizado como “oportunismo electoral”, a unos meses que Enrique Peña Nieto deja la presidencia de México.

Acusaron que en los momentos más álgidos del conflicto, los políticos no hicieron pronunciamientos en respaldo a los normalistas, incluido Andrés Manuel López Obrador.

En rueda de prensa, los familiares estuvieron respaldados por comerciantes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) “28 de Octubre”, así como integrantes de la organización Francisco Villa y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Puebla.


Cristina Bautista, madre de Salvador, exigió que se castigue al ex gobernador  Ángel Aguirre Rivero, así como a las autoridades que fueron omisas e irresponsables en la desaparición forzada de sus hijos.

 

“Merecen estar en la cárcel. No vamos a permitir que el caso quede impune, que la PGR dé carpetazo, cuando Enrique Peña Nieto está por dejar la presidencia”, advirtió.

Asimismo, exigió a la Procuraduría General de la República (PGR) no dé carpetazo y se llegue hasta las últimas consecuencias en las cuatro líneas de investigación que se formuló para dar con el paradero de sus familiares.

En ese sentido, Cristina Bautista reclamó que tanto el Ejército Mexicano, como la Policía Federal, Ministeriales y agentes municipales, de manera coordinada desaparecieron a los estudiantes de Aytozinapa.

“Tenemos fuerza, fe y esperanza para dar con la verdad y con nuestros hijos; y para ello debemos unirnos y no descansar hasta lograrlo”, refirió.

La mujer dijo que el gobierno federal y en los estados sigue desapareciendo y asesinando a gente inocente, por ello convocó a sus familiares a conformar un frente nacional para frenar a este sistema “asesino” que desaparece, encarcela y mata al pueblo.

A nombre de la Caravana Sur, la madre de Salvador denunció que han sido hostigados por la presencia continua de policías, como sucede en el caso de Puebla.

Mientras los familiares y  normalistas de Ayotzinapan encabezaban una rueda de prensa en el Centro Histórico de Puebla, al menos tres patrullas se apostaron afuera del restaurante Villa Rosas, donde se efectuaba la actividad para pedir nombres de los declarantes y vigilar, sin empacho alguno, el recorrido que efectúa en esta capital.

Cristina Bautista reclamó a las autoridades que no se frene las cuatro líneas de investigación de la desaparición forzada de sus hijos; sin embargo, admitió que al gobierno no le conviene saber la verdad, porque quedaría evidenciado que ellos se los llevaron.

“El gobierno nos está pisoteando y no lo vamos a permitir, así como se los llevaron vivos a nuestros hijos, vivos los queremos”, exclamó al último.

Por su parte, Hermenegildo Ortega, tío de uno de los 43, convocó a una Convención Nacional a efectuarse este 17 y 18 de marzo en la ciudad de México.

“Necesitamos que el pueblo sepa que estamos unificándonos con otras organizaciones sociales, para juntar nuestro dolor y sed de justicia porque en nuestro recorrido por México sabemos que hay miles de muertos y desaparecidos en este país”, sostuvo.