Protestan madres de desaparecidos en Palmar de Bravo; exigen justicia a la Fiscalía de Puebla

Madres de tres jóvenes desaparecidos en el municipio de Palmar de Bravo, uno de los municipios que conforman el Triángulo Rojo y que concentra el robo de combustible a ductos de Pemex en el país, arribaron a la ciudad de Puebla para exigir al gobierno del estado la aparición de sus hijos, quienes no dejaron rastro desde abril del año pasado.

En un particular 10 de mayo, las mujeres dijeron que no es un día de fiesta, sino de protesta en contra del gobierno del estado de Puebla por omiso, incapaz e indiferente.

Se trata de madres, abuelas y hermanas de los jóvenes Juan de Dios Núñez Barojas, Abraham y Vicente Basurto, de 23 años de edad, quienes juntos desaparecieron a las 21 horas del pasado 28 de abril de 2017.


A un año de los hechos, acusaron que la autoridad ni siquiera subió el reporte de robo del vehículo en el que se les vio la última vez a los tres jóvenes, a la página del Registro Público Vehicular (Repuve).

A bordo de un camión y tres automóviles particulares, las madres reclamaron justicia e informaron que interpusieron una queja  ante el Comité de Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que acaba de emitir recomendaciones al Estado Mexicano.

Asimismo, informaron que también se están respaldando por la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos (Afadem), así como con los familiares de Paulina Camargo, que hasta el momento tampoco ha sido encontrada.

La primera parada se hizo junto al monumento al General Ignacio Zaragoza, en la zona de los Fuertes de Loreto y Guadalupe, y de ahí la caravana partió a las oficinas de la Fiscalía General del Estado (FGE), donde realizaron la segunda manifestación.

Los manifestantes, en su mayoría mujeres, portaron pancartas en las que se pudo leer: Soy la voz de Abraham y Vicente”, así como “Yo soy la voz de Juan de Dios, los seguimos buscando”.

Con la voz entrecortada, una septuagenaria de nombre María Luis Núñez Barojas exclamó que “la tristeza, el hambre y la miseria jamás me ha amedrentado, pero ahora sin mi hijo siento que me estoy cayendo y me desfallezco”.

En entrevista, informó que su nieto Juan de Dios Núñez Barojas desapareció a la edad de 23 años, sin dejar rastro.

Los buscamos, y es como si la tierra se los hubiera tragado. Los que se lo llevaron son hombres sin corazón, sin alma ni conciencia, es el demonio quien los habita y no tienen compasión de sus víctimas”, dijo entre lágrimas.

María Luisa informó que desde ese día trataron de localizarlo a los tres jóvenes, porque no llegaban a la casa, sin tener respuestas a la fecha.

El día que desapareció, mi nieto nos habló a las 9 de la noche que ya venía por Cuacnopalan. Pasó media hora después y tratamos de comunicarnos con él por teléfono pero nunca contestó. Sonaba el aparato pero sólo colgaban”, relató.

Por esta razón, comentó que interpusieron una denuncia por desaparición ante la Fiscalía General del Estado, pero es la fecha que no tienen informes de lo ocurrido.

Las autoridades sólo nos dicen que están trabajando pero tampoco hay respuesta. Para los pobres no hay nada”, acusó la mujer.

Expuso que en Palmar de Bravo, municipio con altos índices de violencia por ser trasiego y centro de operación de bandas dedicadas al robo de hidrocarburo, la gente sale a trabajar por necesidad, por la falta de recursos en casa y lo cierto es que nunca vuelven.

Por lo que exigió justicia y que el gobierno del estado realmente se aboque a encontrar a sus familiares.

“Que se deje el gobernador de falacias, Puebla no es segura”, reclaman

En su oportunidad, habló la madre de los hermanos Basurto, quien aclaró que este 10 de mayo no es un día de festejo, sino de protesta.

“Estamos en contra del gobierno del estado y de la Fiscalía de Puebla por todas las omisiones que cometieron dentro de la carpeta de investigación, que conllevo a que a estas alturas no hayan encontrado a nuestros hijos”, acusó.

Señaló que la autoridad ha sido incapaz, apática e indiferente ante el dolor de las madres, porque a ellos no les importa los desparecidos en Puebla, porque no son sus hijos, sólo un número más de la estadística.

La madre refirió que el gobierno no ha buscado a sus hijos y dada las circunstancias inició un procedimiento en la ONU, que acabó con emitir recomendaciones al Estado Mexicano.

Apenas el 30 de abril, reveló que en México giraron los primeros oficios para poner en marcha el protocolo de personas desaparecidas.

Sin embargo, reviró, “ahora aunque giren mil oficios, nuestros hijos llevan un año de desaparecidos. En su momento, aportamos datos importantes, como ubicación del teléfono de los muchachos y el reporte de robo del vehículo, pero nunca nos hicieron caso”.

A penas este lunes 7 de mayo, informó que la Fiscalía de Puebla procedería a subir el reporte de robo del vehículo a la plataforma del Repuve.

“Encontrar la camioneta era un indicio para encontrar el paradero de nuestros hijos y la autoridad no hizo. Están violando nuestros derechos o a quién están encubriendo”, reclamó en tono molesto.

Al final, reclamaron que se sancione a los funcionarios que incurrieron en omisión en la búsqueda de sus hijos, y que dejen de engañar a la población con el mensaje de “Puebla segura”.

“Son falacias del gobernador, Puebla es segura pero para sus hijos, porque para el resto de la población, seguro y te asaltan, seguro te dan un balazo en el micro, y seguro te matan por ser mujer”, concluyeron.