Los problemas de que se nos junte el Mundial con las elecciones