Los militantes definirán al próximo dirigente del PAN, afirma Micalco

Jorge Aguilar Chedraui se opone a adopción de parejas homosexuales.

Rafael Micalco Méndez, presidente estatal del PAN, aseguró que se mantendrá al frente de ese instituto político hasta que concluya su mandato en diciembre de 2015, pero reconoció que las versiones periodísticas que anticiparon su salida son prueba de que “a alguien” le resulta “incómoda” su presencia en Acción Nacional.

En conferencia de medios, garantizó que el relevo de dirigente se llevará a cabo con base en los estatutos y su sucesor será definido por la militancia en una contienda interna abierta y democrática.

Descartó que el origen de los rumores sobre su salida sea el gobierno del estado, pues dijo que mantiene una “relación institucional” con el titular del Poder Ejecutivo local, Rafael Moreno Valle Rosas, a quien defendió del escándalo de Chalchihuapan que envuelve a su gestión.


También rechazó un posible enfrentamiento con el diputado federal Néstor Gordillo Castillo, quien supuestamente se perfila para sustituir a Micalco antes de que inicie el proceso electoral federal en octubre de este año.

“Néstor es mi amigo, y nos ha ayudado mucho a través de la Secretaria de Elecciones”, expresó el dirigente albiazul.

De acuerdo con las versiones periodísticas que Micalco desestimó ayer, su relevo fue decidido por el gobierno del estado debido a que no tiene la confianza del mandatario local, a diferencia de Gordillo, quien forma parte del grupo morenovallista desde que el titular de la primera magistratura del estado fungió como secretario de Finanzas y Desarrollo Social en el sexenio de Melquiades Morales Flores.

Micalco refirió que llegó a la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN el 16 de diciembre de 2012, por lo que su dirigencia concluirá el 16 de diciembre de 2015 y “de ninguna manera” tiene pensado renunciar a esa responsabilidad.

Aseveró que uno de los principales logros de su gestión fue poner punto final a la confrontación que dividió al instituto político en los primeros dos años del gobierno morenovallista.

“Vine a dar certeza y a abrir espacios de dialogo; la confrontación terminó a mi llegada por la generosidad de todos los actores y mientras yo siga a cargo de la dirigencia será el consenso, la unidad y la toma de decisiones lo que caracterice al partido”, manifestó.

En relación a la salida de su antecesor en el cargo, Juan Carlos Mondragón Quintana, quien dejó la dirigencia por las presiones que ejerció Moreno Valle en el Comité Ejecutivo Nacional, Micalco afirmó que “no hay ninguna posibilidad” de que se repita ese escenario.

Además, rechazó que Mondragón dejara el Comité Directivo Estatal por su relación con el gobierno morenovallista e insistió: “La dirigencia de Mondragón concluyó en el tiempo establecido y yo voy a terminar en diciembre de 2015”.