Los funcionarios y la realidad económica

Los cálculos del gobierno federal con respecto al crecimiento económico, después de los últimos acontecimientos tendrán que ser modificados, pese al optimismo irredento del politburó mexicano, y el empecinamiento del Secretario de Hacienda Luis Videgaray en mantener su 3.5 por ciento de incremento del PIB.

Infortunadamente para estos personajes y con todo sus famosas reformas estructurales (laborales, educativas, energéticas y otras), los procesos económicos reales atentan contra las especulaciones gubernamentales, y ya ni siquiera coinciden con ls cálculos de la banca  privada, como Banorte–Ixe y Santander, que si bien partieron de un modesto 3.0 por ciento, hoy están modificando sus vaticinios. Para el primero, el PIB “cuando mucho” crecerá 2.7 por ciento y el segundo pronostica 2.6 por ciento”; con ellos coincidió la consultora Merrill Lynch, al señalar un posible 2.5 por ciento.

Sin embargo, las afirmaciones entusiastas del gobierno mexicano no paran; mantienen discursos confusos al persistir en que las cifras del desempleo están a la baja según los reportes que ellos tienen; pero otra vez la zancadilla proviene de instituciones cercanas a ellos. Así, el IMSS reportó que solo se crearon en lo que va del año 292 mil 889 empleos. Esta institución reportó que “entre enero y mayo del 2010 se crearon 427 mil 500 empleos, en 2011, 312 mil”, en consecuencia el de este este año es el nivel más bajo desde 2009. Ante esto, el eterno aliado del gobierno, la pérfida iniciativa privada, atribuye estas cifras no al fracaso de la reforma laboral, sino a que ésta “carece de reglamentación adecuada.” Mayor descaro no se puede esperar de este sector, se les olvida que la reforma fue hechas a la medida de sus deseos y necesidades.


En otro orden de ideas, el inquilino  de Los Pinos no vacila en señalar que una de las reformas, la energética, es casi un hecho se realice “después de los procesos electorales.” Peña Nieto, en su último viaje con motivo de la reunión del G–8 realizada en Irlanda, tuvo como preocupación central darle certidumbre a la oligarquía extranjera; así lo hizo en declaraciones hechas al diario Financial Times. “Los cambios institucionales que sean necesarios [se harán, dijo] para dar certeza a los inversionistas privados.”

En general, las desgracias heredadas de las nefastas administraciones panistas, al parecer se van mantener todavía por lo que resta de este año y es muy probable que persistan en el mediano plazo de la vida nacional, pese a los discursos triunfalistas de la actual administración peñista y sus voceros oficiales los medios televisivos.