López Arroyo: en enero próximo 90% de casas dañadas por el 19S estarán reconstruidas

A finales de enero de 2019, es decir, a 16 meses del sismo del 19 de septiembre de 2017, más del 90 por ciento de las viviendas reportadas con daño total se entregarían en el estado de Puebla, reportó Juan Manuel López Arroyo, delegado de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Con ello, dijo, serían más de 5 mil viviendas totalmente reconstruidas y restarían unas 300 casas habitación por reconstituir.

Entrevistado en el programa “Aquí Vamos” que conduce el periodista de esta casa editorial Fermín Alejandro García, el funcionario federal señaló que “oficialmente” en Puebla fueron contabilizadas 22 mil 707 casas con daño parcial y 5 mil 300 viviendas con daño total hacia el final del censo.

“El primer balance –para Puebla– fue en (San Juan) Pilcaya, a los dos días del sismo. Se contaron 12 mil viviendas, una cifra que se presentó por un reporte muy rápido. Luego, al final de los 20 días normativos, se cuantificaron un total 28 mil 300 viviendas afectadas”, refirió durante el programa que se transmite a través de las redes sociales de La Jornada de Oriente.


Agregó que para reconstruir las viviendas se echó mano de los recursos del Fondo de Desastres Nacionales, el Fonden, el cual estableció una nueva clasificación que no respondió “al libre albedrío” sino a una metodología propia del programa federal, quedando en daño parcial y daño total, y entregando 15 mil pesos para el primer caso y 120 mil para el segundo.

Dicho programa, abundó López Arroyo, estableció que, en cuestión de recursos, para atender a los afectados, la Federación otorgaría 75 por ciento de los recursos mientras que el 25 por ciento restante lo harían los gobiernos estatales.

Expuso que “a puerta cerrada”, autoridades federales decidieron “confiar” en la población y entregar las tarjetas a los ciudadanos afectados. “Suena fácil pero implicó la entrega de más de mil 100 millones de pesos –para Puebla–, 75 por ciento de la Federación y 25 por ciento del estado”.

El delegado Juan Manuel López señaló que en cada estado, a través de la Sedatu y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) en Puebla, se hicieron equipos de trabajo que visitaron las comunidades para ampliar el censo, acción que ocurrió entre los meses de octubre y noviembre de 2017. Con ello se contabilizaron 3 mil 200 viviendas afectadas más, lo que dio un censo de más de 32 mil casas. Por tanto, expuso que, si bien “una cosa es el censo oficial”, se trató que la atención fuera un “asunto moral” y se trabajó para que “los mecanismos del Fonden no fueran excluyentes”.

Por tanto, expuso que con el propio Fonden a través de programas como Recámara adicional o el Fondo nacional de habitaciones populares, se atendieron otras mil viviendas en el primer renglón y 2 mil más en el segundo.

Asimismo, refirió que “unas 500 casas” más que no fueron censadas, pero sí declaradas como desastres, fueron atendidas por la iniciativa privada. Citó que la Fundación Marie Street Jenkins aportó 50 millones de pesos que destinó lo mismo a la reconstrucción de templos que viviendas, además de que la Fundación Empresarios por Puebla que encabeza Heberto Rodríguez, trabajó para atraer recursos del Fideicomiso Fuerza México, que captó la ayuda internacional.

“Antes de que lleguemos al cierre del año, del primer censo hasta el total del censo de las tarjetas, habrá que reconocer que ha habido muchos actores: los gobiernos federal, estatal y municipal, los empresarios, la sociedad civil, las universidades y las organizaciones no gubernamentales que atendieron la emergencia”.

López Arroyo reconoció que en el trayecto “ha habido errores” pues el tratamiento de la emergencia ha sido “un ejercicio logístico grande y con diferentes etapas”, del que no había experiencia y en el cual las áreas administrativas y operativas tuvieron un aprendizaje sobre la marcha.

Acotó que días atrás se hizo un repaso de verificación de avances, en el que se detectaron “problemas” como cuentas bloqueadas o particulares que contrataron constructoras y éstas no han cumplido en los tiempos de reconstrucción.

En ese sentido, dijo que entre enero y febrero entregaron un total de 5 mil 383 tarjetas, a la cuales se les ha dado seguimiento. De éstas, aseguró que 92 o 93 por ciento ya iniciaron con el proceso de reconstrucción, y que, incluso, un 90 por ciento de estas están “casi por terminar” de ser construidas.

“El censo contabilizó 28 mil 345 viviendas afectadas. Se han entregado 26 mil 694 tarjetas, y de éstas mil 649 no se han entregado: 734 por sustitución del beneficiario y 880 para reasignación”, señaló en referencia a una revisión presentada en abril pasado. No obstante, dijo que, según últimos informes, solamente faltan por entregar “60 tarjetas”, algo que “es todavía un número muy alto”.