Lo hermanos Luna Porquillo primero hundieron al PRD y ahora dicen que lo van a salvar

Si alguien cree que el PRD poblano ya no puede caer mas bajo se equivoca. Una muestra es lo siguiente: Vladimir Luna Porquillo, en su calidad de presidente interino de esta agrupación, hace unos días anunció en Tehuacán un proyecto de reconstrucción del partido, pero habría que preguntarse: ¿este dirigente tiene la capacidad y la autoridad para rescatar a dicha fuerza política? La respuesta es que no, él junto con su hermana Roxana Luna Porquillo son los principales responsables del reciente y más crudo desastre que ha sufrido dicho instituto político.

De las 44 candidaturas a alcaldes que logró el PRD, en la mal lograda coalición “Por Puebla al Frente”, los hermanos Luna Porquillo se quedaron con alrededor de 25 nominaciones, como parte de un acuerdo con el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas. De esas postulaciones, el grupo de Vladimir y Roxana solamente ganaron los comicios en un municipio.

Solamente en Atzitzihuacán logró ganar un candidato de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN), que es la expresión de los hermanos Luna y la que pactó con Moreno Valle hacer una alianza en Puebla, misma que provocó  mandar al PRD al peor resultado electoral de su historia.


Vladimir Luna adopta una supuesta posición crítica, como si fuera ajeno al declive perredista, para decir que la causa del desastre del PRD fue el efecto del triunfo nacional de Andrés Manuel López Obrador y de Morena, pero que además influyó que a muchos militantes perredistas no les gustó la alianza con el PAN, razón por la cual de 120 mil miembros de esa fuerza política, solamente 80 mil habrían sufragado por el instituto del sol azteca.

En su diagnóstico reconoció que el PRD en 15 municipios ni siquiera alcanzó 1 por ciento de la votación.

Al respecto de esas declaraciones, habría que hacer las siguientes anotaciones:

Primero: los hermanos Luna Porquillo fueron cómplices del atropello por el cual despojaron a Socorro Quezada Tiempo de la presidencia estatal del PRD y eso dio entrada a que el morenovallismo tomara el control absoluto del  partido.

Segundo: por un acuerdo cúpular entre Héctor Bautista, líder nacional de ADN, y el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, se acordó una alianza del PRD y el PAN en Puebla y que el grueso de las candidaturas perredistas fueran para el grupo de Vladimir y Roxana Luna.

Por eso, durante las mesas de negociación de las candidaturas de la coalición “Por Puebla al Frente”, cuando algo no le gustaba a Roxana Luna Porquillo tomaba el teléfono y se comunicaba con Héctor Bautista, quien a su vez se enlazaba con Moreno Valle para expresar el malestar de la ex diputada federal y ex crítica del morenovallismo.

Siempre esos intercambios de telefonemas acababan en que Moreno Valle daba la orden, el manotazo, al entonces presidente estatal del PRD, Jorge Benito Cruz Bermúdez, quien ahora es un bisoño magistrados del Tribunal Superior de Justicia, para que rectificara y se hicieran las cosas tal como lo quería Roxana Luna.

Dicha construcción de candidaturas, acuerdo y el control del partido lo único que provocaron es que la mayoría de las expresiones del PRD, que no se fueron a Morena, acabaran excluidas del reciente proyecto electoral del Partido de la Revolución Democrática.

Todo eso pasó por la voracidad de los hermanos Luna Porquillo, quienes le abrieron las puertas del PRD al PAN morenovallista.

Es decir, mucho antes del resultado favorable a Morena en las urnas, los hermanos Luna Porquillo y el morenovallismo provocaron el desconcierto de miles de perredistas, que se acabaron alejando del PRD.

No toda la culpa del desastre en el PRD fue del efecto lopezobradorista. Lo que más contribuyó al mal resultado electoral fue que el partido perdió su posición crítica al morenovallismo de la mano de los hermanos Luna Porquillo, quienes antes fueron perseguidos del ex gobernador y ahora son sus incondicionales.

Por eso Roxana Luna está haciendo fila para ser tomada en cuenta en el gabinete de la panista Martha Erika Alonso, en caso de que gane el litigio de la elección de gobernador, y Vladimir Luna es presidente interino del PRD, porque así lo dispuso Rafael Moreno Valle Rosas, quien hoy en día es el que manda en ese partido.

Tercero: el padrón de 120 mil militantes del PRD siempre fue una facción, es parte del inflado artificial de integrantes que hizo el morenovallismo de este partido y del PAN.

Resulta grave que eso no lo sepa Vladimir Luna y haga conjeturas de por qué no votaron los 120 mil militantes perredistas a favor de su partido político.

En resumen: la única salvación para el PRD es que deje de ser un satélite del morenovallismo.

Que dejen las filas perredistas los morenovallista. Los dos principales son Roxana y Vladimir Luna Porquillo.