Las voces del cambio ante el proyecto de nación

Ha pasado ya un mes desde que el CNI eligió a su vocera: María de Jesús Patricio. Y en este mes las reacciones de distintos medios no se hicieron esperar, distintas empresas mediáticas han cubierto la nota por distintos frentes. Incluso Buzzfeed México, portal dirigido a un público joven, publicó una lista de las “14 cosas que necesitas saber sobre Marichuy,” tal como si se tratara de Beyonce, Rihanna, o alguna otra chica del momento. Este nombramiento es todo un suceso, todos están curiosos y todos quieren tener la nota.

La semana pasada, por ejemplo, me topé con el video de la entrevista que Fernando del Collado le realizó a la vocera en su programa de entrevistas, Tragaluz. Algunas de las preguntas son las siguientes: ¿Sabe en dónde se ha metido? ¿Qué le dijeron que era la política? ¿Quién está financiando este movimiento? ¿Quién la convenció para ser vocera nacional indígena? ¿El subcomandante Galeano le dio instrucciones? ¿Estarán a sus órdenes? estas preguntas, Marichuy no se cansó de responder que nadie les dijo nada, que son capaces de observar y proponer por su cuenta, que no quiere el poder para ella, sino el foro para la asamblea, y que no hay resentidos, sino ávidos de cambios estructurales.

Si bien, todo mundo es libre de preguntar lo que le plazca, éstas me parecen dirigidas a una adolescente que aún no define su proyecto de vida y no está segura de sus decisiones. Por momentos me pareció un examen que buscaba mostrar a una persona ingenua y poco apta para tomar las riendas del país. Con este tipo de preguntas buscan deslegitimarla a ella y a toda la población indígena de México como ente político. Porque, en el imaginario de los mexicanos, son un proyecto cultural, no un proyecto político. Estos abordajes mediáticos demuestran también, la poca comprensión respecto a lo que está planteando realmente el CNI: un cambio de paradigmas más que la administración del poder.


Este caso es un claro ejemplo de lo que pensamos, como sociedad, de la población indígena: no podrían haberse levantado por sí mismos, seguro alguien tuvo que estar detrás de ellos para tomar esas decisiones, como el subcomandante Galeano; seguramente, esta mujer no entiende en qué se metió cuando se “lanzó a la candidatura presidenciable,” seguro ni sabe qué es la política. Ante este tipo de entrevistas, las listas de Buzzfeed, y demás contenido de revista que, seguramente seguirá saliendo, la rockstar Marichuy, como vocera, tiene un arduo camino, pues, se trata de hacer la campaña más difícil de la historia: cambiar la mentalidad de los mexicanos, por vientos de esperanza y posibilidad.