LAS PRUEBAS DEL FRAUDE

Este jueves hubo importantes pronunciamientos de liderazgos del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) sobre el conflicto poselectoral en Puebla. El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, consideró que no hay lógica en los resultados; Olga Sánchez Cordero, quien será secretaria de Gobernación dijo que en Puebla hay el “sentimiento de que el proceso fue desaseado” y Tatiana Clouthier, coordinadora de la campaña, calificó la situación como inaceptable.

La configuración del fraude va siendo descubierta a medida que avanzan las horas. Por ejemplo, ayer se supo que la camioneta accidentada el pasado domingo entre Xilotzingoo y Tres Cruces, en la capital poblana, llevaba más de 8 mil boletas robadas.

También se encontraron hojas para la votación dentro de cajas que sirven para transportar leche, en una escuela ubicada en San Jerónimo Caleras, pero también se detectaron boletas de la elección poblana en Hidalgo.


Por esa razón no es posible pasar por alto el cúmulo de irregularidades y delitos que se cometieron para escamotear la voluntad popular y se hace cada vez más viable la necesidad de que el Instituto Nacional Electoral (INE) atraiga el cómputo y la validación de los sufragios, en el entendido de que sobran las muestras de que los órganos comiciales locales carecen de imparcialidad.

 

Al cierre de la presente edición además, Morena informó que suspende la marcha convocada para el domingo entrante, ante la información de que el Morenovallismo contrató grupos de choque para provocar violencia.