Labriegos cierran autopista México–Puebla para exigir que VW no use cañón antigranizo

VW ha iniciado gestiones para usar malla en su planta y no cañón antigranizo, que generó este año protestas por miles de campesinos, quienes aseguran que el ciclo agrícola fue severamente afectado por ese artefacto.

Campesinos que tienen ejidos periféricos a la planta Volkswagen y miembros de la de la Unión Regional de Silvicultores del Iztacihuatl–Popocatepetl cerraron ayer por una hora la parte baja de la autopista México–Puebla, en protesta por la utilización que la armadora alemana de autos da a un sistema para poder eliminar granizo, el cual ha dañado los cultivos de al menos 55 ejidos por la carencia de lluvia.

Magdaleno Ríos, quien encabezó la movilización, manifestó que no solo están siendo perjudicados los labriegos cercanos a la fábrica –pertenecientes a las poblaciones de Cuautlancingo, San Lorenzo Almecatla y Coronango–, sino también los silvicultores de la zona volcanera –la mayoría de Santa Rita Tlahuapan, quienes no han recibido ningún tipo de apoyo de parte de las autoridades federales y estatales para mantener y cuidar sus voces.

“Estos desgraciados para armar un coche necesitan 365 mil litros de agua, ¿el agua de dónde va a provenir, si no la pagan? Ellos son los primeros que están contaminando, la Vocho, la Coca Cola, la Bimbo e Hylsa, todas aquellas empresas nos están contaminando a nosotros”, aseveró.


En esa lógica, el dirigente precisó que los afectados por la actividad de Volkswagen de México exigen el pago de 73 millones de pesos, que ni siquiera servirán para cubrir las pérdidas de unas 200 mil personas, sino para el cuidado de los bosques, invirtiendo en tareas de reforestación, conservación de caminos, instalación casetas de vigilancia y combustibles para camionetas, entre otros.

Señaló que los campesinos no obtienen ningún beneficio de la derrama económica de la factoría y quieren seguir conservando sus formas de vida: “No queremos que los hijos de los ejidatarios se vuelvan jornaleros de Volkswagen”.

La Secretaría General de Gobierno (SGG) intervino para mediar entre los agricultores y silvicultores y por esa razón mañana iniciará una mesa de diálogo, según manifestó Ríos.

Desde principios de junio los agricultores de los municipios cercanos a la factoría de la marca germana de vehículos denunciaron que el uso del cañón para eliminar el granizo estaba dañando su producción.

Esta semana el titular Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial, Rodrigo Riestra Piña, reveló que el gobierno estatal le pidió a Volkswagen no usar el artefacto:

“Por instrucciones del gobernador Antonio Gali le hemos solicitado formalmente a la Volkswagen cese el uso de estos cañones antigranizo hasta que no tengamos un informe de las incidencias de los mismos en las precipitaciones en los últimos días en la región”, manifestó.