La Sierra Norte de Puebla y algunos proyectos de muerte

4689-pue-10México es un país de pobres; conforme a la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de 2010 sabemos que 82.9 de los mexicanos son pobres (viven con menos de 2 dólares por día por persona, fuente. http:// www.jornada.unam.mx/2011/07/29/capital/036n1cap). También México es de simulación y mentira. Aunque los pueblos tengan la razón y las leyes a su favor, prevalece la fuerza de la empresa y el gobierno. 30 por ciento del territorio en México está concesionado a la minería y la hidroeléctrica (www.rema.org)

Lo que da certeza jurídica a los pueblos de la Sierra Norte de Puebla y los pueblos indígenas de México para su defensa su territorio es el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo de 1989 cuando dice:

Artículo 7. Los pueblos interesados deberán tener el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural.


O el artículo 15, que dice:

1. Los derechos de los pueblos interesados a los recursos naturales existentes en sus tierras deberán protegerse especialmente. Estos derechos comprenden el derecho de esos pueblos a participar en la utilización, administración y conservación de dichos recursos.

2. En caso de que pertenezca al Estado la propiedad de los minerales o de los recursos del subsuelo, o tenga derecho sobre otros recursos existentes en las tierras, los gobiernos deberán establecer o mantener procedimientos con miras a consultar a los pueblos interesados, a fin de determinar si los intereses de esos pueblos serían perjudicados, y en qué medida, antes de emprender o autorizar cualquier programa de prospección o explotación de los recursos existentes en sus tierras. Los pueblos interesados deberán participar siempre que sea posible en los beneficios que reporten tales actividades, y percibir una indemnización equitativa por cualquier daño que puedan sufrir como resultado de esas actividades.

Entre los municipios en los que han sido concesionados la minería o las hidroeléctricas en la Sierra Norte de Puebla éstos se encuentran principalmente en el Distrito de Desarrollo de Teziutlán y Zacapoaxtla con 31 municipios, además de Zacatlan con el municipio de Tetela de Ocampo, y el municipio de Ixtacamistitlan en el Distrito de Libres.

 

Hidroeléctricas

 

Si bien en Puebla las hidroeléctricas son proyectos de muchos años, como en el caso de la hidroeléctrica de Necaxa, inaugurada en 2005 con 300 MW y la de Mazatepec de 1962 con 220 MW. La diferencia de las hidroeléctricas de entonces a las de ahora está en la capacidad de energía de que obtendría de la obra. Sin embargo la destrucción del entorno social y cultural así como del medio ambiente, flora y fauna son igualmente devastadoras. Sin embargo, en la actualidad los pueblos tienen mayor posibilidad de defender sus derechos e instrumentos legales como el citado Convenio 169 de la OIT. En el caso de las empresas, igual que al principio del siglo pasado, son protegidas por la fuerza del estado.

Varias empresas privadas quieren construir hidroeléctricas en los ríos de la Sierra Norte de Puebla en tres proyectos sobre el río Ajajalpan, uno sobre el Apulco y uno en Ateno y Zempoala.

Sobre el río Ajajalpan:

* La comunidad de Xochicuautla en Ahuacatlan, para generar 23 MW y cortina de 23 metros por la empresa Grupo México.

* La comunidad de San Mateo en Ahuacatlan, para generar 60 mw y cortina de 42 metros con la empresa de Comexhidro.

* En Olintla, a pesar de que las localidades se han pronunciado en contra, e incluso detuvieron la entrada de maquinaria, Grupo México en colaboración con las autoridades municipal, avanza abriendo brechas y haciendo labor de convencimiento para que la gente acepte la hidroeléctrica.

Sobre el río Apulco:

* La comunidad de San Juan Tahitic en el municipio de Zacapoaxtla para generar 18.58 MW con la empresa Gaya.

Sobre el río Zempoala y Ateno:

* La comunidad de San Antonio del municipio de Zapotitlán afectando los municipios de Xochitlán, Atlequisayan y Zoquiapan con la empresa Ingdeshidro electrica que cambio su nombre en junio de 2013 por Gina, proyecto que contempla dos tomas y dos casas de maquina

 

Minería.

 

Eckart Boege dijo que “las compañías mineras están incursionando también en la “autoproducción sustentable” de energía eléctrica, como lo muestran los proyectos de cuatro represas en la Sierra Norte de Puebla. De la información de las concesiones y de los proyectos de represas, podemos concluir que los indígenas nahuas y totonacos perderían 30 mil hectáreas o más de sus territorios, sin que medie ninguna consideración de que se trata de territorios indígenas, base de su cultura y proyecto de vida. (fuente: La Jornada, “Minería: el despojo de los indígenas de sus territorios en el siglo  XI”, 15 de junio de 2013)

En Puebla sólo la concesión de la minería es de 817,148 hectáreas que representa 23.75 por ciento del total del estado (fuente: Los Municipios de Puebla, El Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal).

De acuerdo con la Secretaría de Economía, en el libro Panorama minero del estado de Puebla, de agosto de 2011, las regiones mineras en el estado son para los minerales metálicos como oro, plata, cobre, zinc y otros, Libres y Tetela de Ocampo; para minerales como arena sílica, caolín y arcillas lateríticas, Xicotepec de Juárez; para materiales como la caliza, en Chignautla por medio de la compañía Cales Teziutecas, S.A. de C.V.; finalmente también para oro y plata con la Compañía Minera Plata Real Zacatlán, en Zacatlán.

30 por ciento del territorio mexicano que representan 51 millones 994 mil 312 hectáreas ha sido concesionado a empresas minera muchas de ellas extranjeras y según el estado, 70 por ciento del país tiene potencial para la minería. Entre ellas en la Sierra Norte de Puebla:

* Tlamanca, Zautla de la empresa China JDC (en donde se juntaron hasta 5 mil personas que firmaron para su expulsión), además cinco proyectos con 5 mil 669 hectáreas concesionadas a Minera Gavilán y Peñoles.

* Tetela de Ocampo, con 13 proyectos de 22 mil 727 hectáreas concesionada a Firco y Peñoles. Semarnat rechaza estudio ambiental 10 mil 663.9 hectáreas.

* Ixtacamaxtitlan, con tres proyectos con mil 403 concesionadas a Peñoles y Aladen Minerals LTD, Canadá.

* Zapotitlán, con seis proyectos en 5 mil 840 hectáreas concedidas a particulares.

* Xochiapulco, con 9 mil 690 hectáreas concedida a Minera Gavilán,

* Zongozotla, con 300 hectáreas concedida a Particulares.

* Zacatlán, con dos proyectos, uno de 4 mil 613.7 hectáreas y otro de mil 100 concesionada a Minera Plata Real de Canadá.

* Teziutlán, con 10 proyectos en 7 mil 300 hectáreas concesionada a Minera Autlán.

* Hueyapan, con 420 hectáreas concesionado a Grupo Ferrominero.

* Tlatlauquitepec, con cinco proyectos de mil 600 hectáreas concesionado a Grupo Ferro Minero.

* Zaragoza, con 225 hectáreas concedido a Grupo Ferro Minero.

* Xicotepec, con tres proyectos y 272 hectáreas concesionado a Minera Zapata.

“Aunque los pueblos tengan la razón y las leyes a su favor en México prevalece la fuerza de la empresa y el gobierno”

** Timomachtican A. C.