La SEP dejó sin boletas de calificaciones a miles de alumnos que hoy se gradúan

Hoy inician las graduaciones de un millón 200 alumnos que asisten al nivel de educación básica en el estado, lo cual no tendría nada de atípico sino fuera porque por primera vez en muchos años, estos estudiantes no podrán tener sus boletas de calificaciones en las manos por la simple y sencilla razón de que la SEP, a cargo de Patricia Vázquez del Mercado, no tuvo la capacidad de generar dichos documentos oficiales.

El jueves pasado a muchas escuelas llegó un correo similar:

“ASUNTO: URGENTE”


“MAESTRAS JEFAS DE SECTOR, SUPERVIOSORAS Y DIRECTORAS DE CT”.

“SE LES INFORMA QUE LOS IAR SE PODRÁN IMPRIMIR UNA VEZ QUE LA DIRECCIÓN DE INFORMÁTICA ASIGNE FOLIOS (MASIVOS). POR LO TANTO NO SE PUEDEN VISUALIZAR LOS REPORTES DE EVALUACIÓN (BOLETAS) DE LOS ALUMNOS, NI MUCHO MENOS IMPRIMIR, YA QUE PARA LA ENTREGA DE ESTÁISTICA SOLO PODRÁN IMPRIMIR EL CONCENTRADO ESTADÍSTICO SICEP. POR LO QUE PIDO QUE ESTÉN PENDIENTES A LA ASIGNACIÓN DE FOLIOS”

“RESPETUOSAMENTE”

XXXXXX

RESPONSABLE XXXX CORDE PONIENTE” (SIC)

Esto es, que a un día de que concluyera el ciclo escolar les avisaron a los directivos de las escuelas de que no había boletas de calificaciones. Algo que no había pasado en por lo menos la última década y media.

Dentro de la SEP se dice que hay dos razones que explicarían esta grave omisión:

  1. Los afectos de los recortes de personal y de gastos de operación en la SEP se deja sentir en una pérdida grave de la eficiencia de dicha dependencia, que no puede cumplir con un requisito elemental que es entregarles a los alumnos un documentos que indique cual fue sus desempeño escolar.

Es decir, en muchos lugares habrá fiestas, felicitaciones y hasta planes para el futuro de estudiantes de preescolar, primera y secundaria, sin que los tutores sepan si lo alumnos aprobaron o reprobaron, fueron bueno, malos o regulares alumnos.

  1. Hay una lucha por cotos de poder entre funcionarios de la SEP que los lleva a arrebatarse ciertas funciones, lo cual provoca que la dependencia no pueda cumplir con sus obligaciones.

En general lo que pasa en la SEP es entendible porque a los largo del presente sexenio esta dependencia ha tenido cinco titulares, entre encargados de despacho y secretarios, lo cual ha provocado una pérdida de control de muchos procesos internos.

Y queda claro que la actual cabeza del ramo, quien tiene poco de estrenarse en el cargo, Patricia Vázquez del Mercado, no tuvo la capacidad de verificar algo elemental: que se cumpliera en tiempo y forma con la entrega de boletas de calificaciones.

El problema se originó porque el proceso de elaboración e impresión de las boletas oficiales se lo quitaron a la Dirección de Informática de la SEP –por razones hasta ahora desconocidas– y se lo asignaron a la Dirección de Control Escolar, que encabeza Petra Llamas García, quien es famosa en la secretaría porque le gusta centralizar la mayor cantidad de funciones, sin importar que no pueda cumplir con todas las tareas.

Llamas García fue rectora de la Universidad Tecnológica en Aguascalientes y antes de ocupar el cargo de la SEP en Puebla no tenía experiencia en el área de planeación escolar. Se dice que es una mujer con estudios de posgrado en España, mismos que nunca ha validado en México y es famosa por su pésimo humor para tratar a subordinados.

En abril pasado en esta columna se narró que en la Dirección de Control Escolar se está construyendo un nuevo desastre en la SEP, ya que la encargada de esa área decidió restringir los horarios y el personal para recibir los documentos de alumnos que acaban de egresar de instituciones de educación superior y están tramitando su titulo profesional o de posgrado.

Se tienen entre 22 y 25 personas para atender a cerca de 10 mil escuelas en el estado, y pese a esa limitante, la Dirección de Control Escolar decidió reducir los horarios y prohibió atender a la gente fuera de las horas de oficina. Todo por la disposición de la SEP de recortar gastos sin importar las consecuencias.

Muchos trabajadores de Control Escolar han pedido su cambio de área de labores, pues saben el grave conflicto que surgirá cuando inicie el atraso en la emisión de títulos y no quieren ser participes de dicho desastre.

Lo más sorprendente es que en el presente sexenio ya hubo dos crisis por los periodos tan prolongados para que la SEP expidiera títulos profesionales y pese a esas experiencias, nadie hace algo para que no se repita una experiencia similar.

Creo que por eso es válido el reclamo de la CNTE, primero hay que evaluar a los funcionarios de la SEP y echar a los que no sepan.

En la SEP de Puebla muchos saldrían si hubiera una evaluación. Empezando por su actual titular.