La reforma anticorrupción no es lo que el país necesita de fondo, reconoce Acción Nacional

El Congreso del estado aprobó la reforma por la que se crea el Sistema Nacional Anticorrupción con el reconocimiento de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) de que las modificaciones realizadas a la Constitución federal, a propuesta de Acción Nacional, no responden a lo que “el país requiere de fondo”; mientras, la fracción del PRI consideró que representan “un gran paso”.

En tanto, los diputados de Movimiento Ciudadano (MC) y el Partido del Trabajo (PT) manifestaron en tribuna su inconformidad con la enmienda a la que calificaron de “mediocre”.

Entre los argumentos que ofreció el coordinador de la fracción de MC, Julián Peña Hidalgo, se encontró la negativa de la Cámara de Diputados y el Senado de la República a reformar el artículo 108 constitucional para que el presidente del país pudiera ser acusado de corrupción.


En el articulado vigente se señala que el titular del Poder Ejecutivo federal solo puede enfrentar sanciones en caso de incurrir en traición a la patria y de delitos graves del orden común.

La postura de MC le valió a Peña Hidalgo un llamado de atención del diputado panista Eukid Castañón Herrera, quien se acercó a su curul durante el debate de la propuesta para exigirle “congruencia”, situación que el coordinador de Movimiento Ciudadano exhibió ante el pleno.

“Me pide el diputado Eukid que no seamos incongruentes, pero no vamos a aceptar una ley mediocre”, advirtió Peña Hidalgo, provocando que Castañón pidiera la palabra para acusarlo de usar la tribuna de forma “irresponsable”, mientras el legislador albiazul Pablo Rodríguez Regordosa reconoció que la enmienda “no es lo que esperamos, no es lo que el país requiere de fondo, pero ya quedó”.

La reforma constitucional, que da facultades a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para detectar, monitorear, denunciar y sancionar a funcionarios públicos y empresas que incurran en corrupción, se aprobó en el Congreso local con 33 votos a favor, dos en contra de los legisladores del PT y una abstención de Julián Peña, con lo que Puebla se convirtió en el estado 21 en respaldar la enmienda.

Los poderes legislativos de Chiapas, México e Hidalgo fueron los primeros en dar su aval a la minuta el 23 de abril pasado; siguió Querétaro, el 27 de abril; Sinaloa, Zacatecas, Coahuila y Campeche, el 29 de abril; Tamaulipas, el 30 de abril; Nayarit y Veracruz, el 4 de mayo; Chihuahua, Guanajuato y San Luis Potosí, el 6 de mayo; así como Durango, Colima y Nuevo León, el 7 de mayo, con lo que se garantizó su entrada en vigor, pues el mínimo de apoyos que exige la ley para una reforma constitucional es de la mitad más uno de los congresos locales.

Los congresos locales han seguido con las manifestaciones de adhesión a la propuesta: Michoacán lo hizo el 8 de mayo; Aguascalientes y Yucatán, el 11 de mayo, y Puebla, ayer.

Al cierre de la edición, los poderes legislativos que no emitían un pronunciamiento sobre el tema fueron los de Baja California y Baja California Sur, Guerrero, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Quintana Roo, Sonora, Tabasco y Tlaxcala.