La primera casa de bambú

Voluntarios de la Tosepan Titataniske terminaron la primera casa de bambú. Por otro lado, voluntarios de la UAP mapean el sitio.

Envía Leonardo Durán a nuestro grupo de WhatsApp las fotos de la primera casa que los voluntarios de la Tosepan Titataniske acabaron el viernes por la tarde. La señora y el niño de la familia que pidió que se construyera en su terreno, allí donde antes hubo una vivienda de adobe y cemento, posa para la fotografía. Es San Francisco Xochiteopan, municipio de Atzitzihuacan. Perdonando la cursilería, bien justificada por lo demás, los que formamos parte de la iniciativa Tamakepalis nos emocionamos al máximo. Normal. En tiempos tan borrascosos como los que vivimos, dar un pasito representa un gran brinco.

image
Los maestros de la Tosepan, indígeneas náuas todos ellos, edificaron esta obra con el bambú, las láminas y los materiales que trajeron desde Cuetzalan, en el terreno localizado en un principio por las brigadas del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) y el Centro Universitario de Participación Social (CUPS) de la Universidad Autónoma de Puebla.

image
Los cuetzaltecos continuarán armando viviendas provisionales, pero hasta el martes próximo, porque han regresado a sus serranos pueblos para celebrar las fiestas patronales. Se pondrán sus trajes tradicionales, se colocarán el atuendo de danzantes y voladores, y comerán tayoyos o frijoles con xocoyoli o los más diversos quelites de la región, después de sahumar los lugares sagrados.


image
Mientras, decenas de brigadistas del CUPS, avezados alfabetizadores, cuidadosos en establecer la relación con las personas, no han dejado de trabajar toda la semana, derribando casas, haciendo entrevistas, llevando ayuda. Este sábado harán un croquis de la comunidad de Santa Cruz Cuautomatitla, de Tochimilco, para determinar dónde están las casas, cuales están dañadas, cuantas han sido derribadas o deben derribarse. Samuel Contreras y Vicente Nolasco, del Cupreder, coordinarán las operaciones. El gobierno no tiene información o no la quiere dar; la dirección de Catastro, que tan buen material nos dio en 1999, fue derribada por Moreno Valle; otro de sus derribos, no sísmicos pero sí desastroso. Hay que hacer lo que ya había, ni modo.

img_2864
El peligro en esta población abarca todo el pueblo, que se asentó desde su fundación a 15.2 km del cráter del Popocatépetl, en unos cerros que se formaron cuando el anterior cono volcánico estalló, hace unos 27 mil años, desparramando sus componentes en un abanico que llegó a 80 km de distancia del foco eruptivo, y formó innumerables montes que 24 mil años después ocuparon pobladores nahuas y de otros pueblos. En el siglo XIX se les ocurrió dividirlos entre los estados de Morelos y Puebla. Pero las barrancas que rodean la localidad, que se asemejan a las de la Sierra Norte, tienen más de 60 metros de profundidad, se desgajan en derredor de las casas y el temblor del 19 de septiembre sacudió las estructuras como si fueran arena de playa, y, como tal, se movieron, produciendo rebanas que le hicieron perder hasta seis metros de un jalón y desnivelaron las casas, ya de por sí zarandeadas por las fuertes ondas verticales y horizontales producidas por el temblor. Cualquier geotécnico respetable diría que todo el pueblo debería reubicarse, pero eso parece imposible a los ojos del sociólogo. Lo correcto es pedir opinión de los verdaderos expertos, los integrales, y tomar decisiones sabias.

img_2866

Pero en Cuautomatitla esperan casas del proyecto Tamakepalis y los maseuales de la Tosepan se las harán. ¡Cómo chingaos no!