La medicina privada y las condiciones crónico-degenerativas

Uno de los cambios sociales de la postmodernidad y del sistema económico neoliberal, en su versión de medicina privada, es que se responsabiliza al individuo por la enfermedad que padece. En palabras promovidas y generalizadas en la población se dice: “te enfermaste porque quieres, te enfermas porque te lo buscaste, tú tienes la culpa de estar enfermo”, entre otras expresiones. Por ejemplo, durante el inicio de la epidemia del SIDA en la década del 1980, existieron los enfermos denominados inocentes, dando a entender que había otros que eran culpables de estar enfermos; los inocentes eran los hijos nacidos infectados por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) de padres infectados, por lo general, usuarios de drogas intravenosas. La medicina privada aísla al individualiza, requiere de causa y efecto para su intervención y su tratamiento se circunscribe a lo curativo, no puede ser de otra forma.

Lazo rojo, símbolo universal del SIDA, medicina privada
Lazo rojo, símbolo universal del SIDA

Es por esta razón que las condiciones crónicas degenerativas no pueden ser atendidas con éxito. En México, al igual que en muchas partes del mundo, las principales causas de mortalidad son: la diabetes, la enfermedad isquémica del corazón y el cáncer; como coadyuvante de estas tres condiciones de salud se encuentra la obesidad. De acuerdo al informe presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes, desde 1980 se ha cuadruplicado en el mundo hasta sumar alrededor de 422 millones de personas con esa enfermedad. La enfermedad isquémica del corazón, en México, dependiendo de los criterios utilizados, es considerada entre la primera o segunda causa de muerte a nivel nacional.  De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), después de las enfermedades del corazón y la diabetes mellitus, el cáncer es la tercera causa de muerte en México y su tendencia va en aumento. Como hemos mencionado anteriormente, la obesidad predispone y coadyuva al desarrollo de estas tres condiciones de salud[1]. La prevención de las enfermedades crónicas-degenerativas no puede estar en manos de la medicina privada.

Organización Mundial de Salud, medicina privada
Organización Mundial de Salud

En las condiciones crónicas degenerativas, la medicina privada sólo puede ofrecer mejoras parciales. El tratamiento ofrecido, por lo general, consisten en intervenciones quirúrgicas. Por ejemplo, en la diabetes mellitus la amputación de las extremidades es el pan de cada día, en la enfermedad isquémica del corazón los bypass son el tratamiento de elección y en el cáncer, la cirugía sobrepasa la quimioterapia y la radioterapia, aún estas dos opciones son parciales y estrictamente intervencionistas. Al igual que en las otras las tres condiciones crónico-degenerativas antes mencionadas, en la obesidad se ha querido resolver el problema con la cirugía de reducción de estómago o bypass gástrico.


bypass gástrico, medicina privada
bypass gástrico

La privatización de los servicios médicos viene acompañada con la redistribución del presupuesto gubernamental en materia de salud. Una vez se reconoce al individuo como el responsable de su enfermedad, los gobiernos privatizadores se desembarazan de la obligación de mantener un pueblo saludable ofreciendo solamente asistencia médica curativa. Los apologistas del sistema privado de atención médica pueden seguir culpando al individuo por su estado mórbido de obesidad, pero es más que obvio que la obesidad es un problema social, es una epidemia producto del neoliberalismo económico. Se han gastado miles de millones de dólares en la búsqueda de causas genéticas para así asignar la prevención de estas condiciones de salud a la medicina privada. Sin embargo, son las condiciones sociales y económicas las que propician el desarrollo de estas enfermedades.

gen, medicina privada
gen

Los investigadores David S. Ludwig y Marion Nestle[2] han descrito, perfectamente bien, el origen social de la epidemia de la obesidad: “Las empresas en el ramo de la industria alimenticia, dentro del sistema capitalista, predominante en el mundo occidental, tiene como prioridad, al igual que cualquier otra empresa, el generar ganancias a sus inversores.  La bolsa de valores, Wall Street, coloca a las corporaciones bajo una gran presión, no sólo para ser rentable, sino también para cumplir con los objetivos de crecimiento trimestrales. El mercado de alimentos en los Estados Unidos, altamente desarrollado, proporciona alrededor de 3,900 kcal per cápita de cada día, aproximadamente el doble de las necesidades energéticas de la población. Para ampliar los beneficios en este entorno, las compañías de alimentos tienen sólo 2 opciones: convencer a los clientes que coman más (lo que contribuye directamente a la obesidad) o aumentar los márgenes de beneficio, sobre todo por la comercialización de productos reformulados o reenvasado (una contribución indirecta) …Los expertos en nutrición coinciden en señalar que las dietas basadas predominantemente en un relativo procesamiento de vegetales, frutas y granos apoyan una buena salud. Aunque, los alimentos mínimamente procesados protegen contra la obesidad y las enfermedades relacionadas en virtud de su contenido rico en nutrientes y propiedades saciantes, estos tienen bajos márgenes de ganancias. Una ganancia, mucho mayor, proviene de productos altamente procesados, de las materias primas (derivadas de los alimentos), de comidas rápidas, de botanas y de bebidas, principalmente compuestas de almidón refinado, altas concentraciones de azúcares y grasas de baja calidad … Las investigaciones vinculan el consumo frecuente de alimentos altamente procesados al aumento de peso, así como al aumento del riesgo de enfermedades relacionadas con la dieta[3]. La relación inversa del procesamiento a la calidad nutricional se puede ilustrar por la disminución progresiva en el valor de saciedad de los alimentos que contienen manzana; de la fruta entera al zumo de puré de manzana[4], a medida que va aumentando la rentabilidad. A pesar de que las empresas de comida rápida pueden ofrecer alimentos más saludables, la mayor parte de sus ganancias provienen de las papas fritas y de los refrescos, lo que explica porque las frutas rara vez aparece en sus anuncios.

Mega Industria Alimenticia, medicina privada
Mega Industria Alimenticia

Bajo ninguna circunstancia, la medicina privada puede lidiar con los oligopolios de la industria alimenticia. Sus inversiones en publicidad es de tal magnitud que aún las organizaciones dedicadas a prevenir enfermedades como la diabetes son manipuladas. De acurdo a Blanca Juárez, periodista de la Jornada: “La industria refresquera, particularmente Coca-Cola, ha financiado a investigadores, universidades y asociaciones para que desarrollen estudios que encubran los daños a la salud provocados por las bebidas azucaradas, denunció ayer Marion Nestle, autora de seis libros sobre nutrición. En el país, la Federación Mexicana de Diabetes y el Instituto Tecnológico de México (ITAM) han realizado convenios con esa marca, afirmó Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.”

Federación Mexicana de Diabetis, medicina privada
Federación Mexicana de Diabetes

En su afán por combatir las verdades eternas y totalizadoras, el neoliberalismo ha recurrido a la ahistoricidad, pretendiendo aparecer sus segmentadas y parciales verdades como totales y eternas, algo contradictorio pero efectivo a la hora de promover su ideología mercantilista. Muy frecuentemente, la ideología que sustenta la medicina privada hace uso de estas artimañas mediáticas con el afán de publicitar sus “verdades”. Sin embargo, a través de la historia han transitado diferentes explicaciones sobre el porqué un individuo se enferma. Y con esto me refiero, no a la causa de la enfermedad sino al motivo. No ha sido hasta ahora, cuando por primera vez, se le atribuyó la “responsabilidad” de su enfermedad al individuo. El origen de las artes curativas señala dos formas de atender el “infortunio” que lleva a la enfermedad. Las primeras, las cuales surgen dentro de situaciones que las hacen inmediatamente comprensibles, como lo son las heridas en el curso de un combate, y las que no son inmediatamente comprensibles (un dolor interno, cambio de la coloración de la piel o lo que hoy llamaríamos enfermedades sistémicas). En las heridas y accidentes el empírico jugó un papel fundamental y en las segundas, las interpretaciones mágicas entran como consecuencia de las creencias sociales sobre el evento, lo que hace que se utilicen los amuletos, así como el rito mágico-terapéutico. Una vez la enfermedad y la dolencia fueron atribuidas a entidades y fuerzas externas al individuo, la curación y la atención a la dolencia se sacralizaron, de la magia pasaron a la religión.

Heridas por accidente, medicina privada
Heridas por accidente

El “infortunio” que se transforma en enfermedad se explicaba por la relación que individuo mantiene con las deidades. El enfermo impuro, castigado por los dioses, poseído por un espíritu maligno, se le ve con el espanto que siempre produce “lo sagrado”, y por tanto como cosa sacra (res sacra), habitualmente en el sentido de cosa execrable (res execrabilis). De ahí que en ocasiones se le abandone en cualquier lugar del bosque (así entre los kubu, nómadas de Sumatra), se le mate (tribus de Nueva caledonia, záparos del ecuador, entre otros) o, lo que es más frecuente, se le someta a un rito mágico-terapéutico, cuya estructura depende de ese modo de entender su condición[5]. Por lo que, las curaciones mágico-religiosas contemplan la expulsión de “impurezas”, unas veces por incumplimiento de la voluntad de los “Señores” posteriormente “dioses” (normas sociales) donde la persona se ve obligada a confesar sus errores, otras veces espirituales (como los “malos espíritus”) y otras donde el objeto maléfico es extraído. Por ejemplo, en algunos grupos se pretendía restablecer el orden sacrificando a la víctima propiciatoria al expulsarla de la comunidad, de la misma manera la curación viene dada por la expulsión.

Restos de un ritual en Perú, medicina privada
Restos de un ritual en Perú

Las artes curativas dieron forma al “medicine-men” (hombre-médico) del que habla Mircea Eliade[6], el hombre con poderes especiales y conocimientos de cuestiones espirituales. Su función no era sólo curar o atender al doliente, mantenían vivas las costumbres, las explicaba y decidían sobre quién se realizaban los rituales y cuáles. Eliade señala, el hecho de que la hechicera queme un muñeco de cera provisto de un mechón de cabello de su “víctima” sin darse cuenta de manera satisfactoria de la teoría que este acto mágico supone, no tiene ninguna importancia para la inteligencia de la magia simpática. Lo que es importante para comprender esta magia es saber que semejante acto sólo ha sido posible desde el momento en que ciertos individuos se convencieron (por la vía experimental) –o lo afirmaron (por la vía teórica)- de que las uñas, los cabellos o los objetos llevados por un ser humano conservan relaciones íntimas con éste después de su separación. Semejante creencia supone la existencia de un espacio-red que une a los objetos más alejados, enlazándolos con ayuda de una simpatía dirigida por leyes específicas (la coexistencia orgánica, la analogía formal o simbólica, las simetrías funcionales). El hechicero (el cual actúa como mago) no puede creer en la eficacia de su acción sino en la medida que tal “espacio-red” exista[7]. Por lo que, el concepto de enfermedad surge de la dualidad natural-sobrenatural y el individuo estará obligado a “negociar con los dioses, con el infortunio o con el destino”, para recobrar su salud. Su “responsabilidad”, si alguna, será la de complacer a los dioses y señores de lo sobrenatural.

Vestimenta del Chaman, medicina privada
Vestimenta del Chaman

En México, la llamada Nueva Gerencia Pública (NGP) va facilitando la mercantilización y privatización de los servicios de salud. De esta manera, el futuro del sistema de salud sigue siendo concebido con un enfoque económico-financiero y no en función de su capacidad de satisfacer las necesidades de salud de la población. A su vez, el discurso de aseguramiento universal intenta genera la percepción de que habrá servicios de salud para todos y equidad en el servicio médico con el mismo seguro público, y todo esto, aparentemente pagado por el Estado. Sin embargo, el aseguramiento universal, implementado en México, no garantiza el acceso oportuno a los servicios requeridos, al amparar solo el acceso a un paquete de servicios. Este tipo de política, en materia de salud, ha creado una falsa dicotomía entre el tratamiento curativo y la salud pública. Recientemente, el presidente Enrique Peña Nieto encabezó la ceremonia oficial del Día Mundial de la Salud, donde se firmó el Acuerdo Nacional hacia la Universalización de los Servicios de Salud, lo que se logrará de manera gradual por medio de la portabilidad de servicios entre las instituciones del sector … De igual forma advirtió sobre la necesidad de que cada persona se haga responsable de su cuidado con la adopción de hábitos saludables. La evidencia es contundente, las llamadas reformas de salud no han resuelto el problema del “derecho a la salud” ni la obligación del Estado de organizar un arreglo institucional para garantizar el acceso a los servicios de salud requeridos. El entretejo legal y presupuestal que rodea la atención a la salud, lejos de mejor el sistema salubrista, lo complica y se encubre dentro de las trabas burocráticas.

La salud pública depende de los gobiernos, medicina privada
La salud pública depende de los gobiernos

 

[1] Rutkowski1 JM., Davis KE., (2009) Scherer PS., Mechanisms of Obesity and Related Pathologies: The Macroand Microcirculation of Adipose Tissue; NIH Public Access Author Manuscript, FEBS J. Author manuscript; FEBS J 2009, 276(20): 5738–5746. doi:10.1111/j.1742-4658.2009. 07303.x

[2] Ludwig DS., Nestle M., (2008) Can the Food Industry Play a Constructive Role in the Obesity Epidemic? JAMA,Vol 300, No. 15

[3] Pereira MA, Kartashov AI, Ebbeling CB, et al. Fast food habits, weight gain, andinsulinresistanceina15-yearprospectiveanalysisoftheCARDIAstudy.Lancet. 2005;365(9453):36-42.

[4] Haber GB, Heaton KW, Murphy D, Burroughs LF. Depletion and disruption of dietary fibre: effects on satiety,plasma-glucose,andserum-insulin.Lancet.1977; 2(8040):679-682.

[5] Laín-Entralgo P., 1978, Historia de la medicina, ed Salvat, Barcelona

[6] Eliade M., 1982, El Chamanismo y las Técnicas arcaicas del Extasis, FCE, México

[7] Eliade M.,  1964, Trado de Historia de las Religiones, ed. Biblioteca Era, México