LA INCOMPETENCIA DE LA FISCALÍA

Fiscalía General del Estado

En menos de una semana Puebla ha sido escenario de dos hechos abominables: la noche del jueves pasado se perpetró la masacre de 11 miembros de una familia –dos niñas y una mujer embarazada, incluidas entre las víctimas– a manos de un par de sujetos que están presuntamente identificados. Ayer, un comando armado con rifles de asalto AK–47 disparó en la Unidad Deportiva de Acatzingo, donde se celebraba un encuentro de beisbol. El saldo: dos muertos y seis heridos. Sobresale de inmediato en estos casos la actuación de la Fiscalía General del Estado (FGE). Y resaltan las actividades de la dependencia precisamente porque brillan por su ausencia o son negligentes.

En efecto, la institución encabezada por Víctor Antonio Carrancá Bourguet parece no poder resolver ningún caso de alta envergadura. Y si no, ahí está por ejemplo la desaparición y asesinato de una decena de personas que fue secuestrada en un palenque de San Juan Cuautlancingo y que habría sido ultimada y sus cuerpos desechos con ácido en San Andrés Calpan. Estos hechos ocurrieron en marzo y es la fecha en que la FGE no ha informado a la opinión pública sobre los avances de las indagatorias.

En este sexenio, en cambio, la Fiscalía General del Estado ha sido utilizada como un instrumento de persecución política en contra de opositores, críticos, disidentes o ciudadanos de a pie que osan manifestar opiniones contrarias al gobernador, Rafael Moreno Valle Rosas y sus proyectos.


 

Reportes de la Fiscalía

Sobre los hechos violentos en Acatzingo, la  Fiscalía General del Estado informó en un boletín que “de acuerdo con las primeras indagatorias, las víctimas se encontraban en el campo de béisbol de Acatzingo cuando de momento sujetos desconocidos llegaron al punto a bordo de una camioneta y realizaron detonaciones. En el lugar de los hechos perdió la vida Jose Luis Velez Robles de 37 años de edad, minutos más tarde se tomó conocimiento del deceso de Diego Mauricio Hernández Rojas de 22 años, quien falleció en el trayecto al hospital. En un nosocomio de la zona reciben atención médica seis personas más”.

“Con base en los primeros avances de la indagatoria  ante la privación de la vida de 11 integrantes de una misma familia, la Fiscalía General del Estado, tiene como principal línea de investigación, la de conflictos personales”, reveló la Fiscalía.

Y agregó: “la información que brindan los  testigos y las primeras diligencias, evidencian que hace más de 9 años, una de las mujeres occisas tuvo un hijo con uno de los probables agresores, bajo circunstancias de una  probable agresión sexual. El hijo en cuestión resultó sin heridas ante los acontecimientos recientes.