La FGE de Puebla vincula a proceso a miembros de la banda de “El Luisito”

La Fiscalía General del Estado de Puebla dio seguimiento a las investigaciones y obtuvo datos de prueba contra Luis Alberto N. y/o Enrique N. alias “El Luisito”, presunto líder de una banda dedicada al robo a usuarios del transporte público, así como de sus cómplices. Esto permitió que quedaran vinculados a proceso y continuarán con prisión preventiva.

Durante la audiencia llevada a cabo en el Centro de Justicia Penal de la ciudad de Puebla, la Fiscalía de Investigación Metropolitana aportó datos de prueba recabados a partir del desahogo de diversas diligencias. Derivado de ello, el juez de Control señaló que existen elementos suficientes para establecer su probable responsabilidad y determinó que deberán enfrentar proceso penal.

Luis Alberto N. y/o Enrique N. alias “El Luisito”, Gerardo N., Ernesto Damián N., y Jesús N. se encuentran internos en el Centro de Reinserción Social de San Miguel, bajo cargos por robo agravado y corrupción de menores. Continúa pendiente la audiencia contra Michel N., ya que se encuentra hospitalizado.


Las investigaciones por parte de la Fiscalía General prevalecen a fin de seguir aportando pruebas a la investigación.

Por otro lado, la Fiscalía General del Estado de Puebla presentó pruebas en contra de Guadalupe Gómez Rojas y Julián Reyes Filomeno, quienes fueron sentenciados a 28 años de prisión por su responsabilidad en el delito de homicidio.

En el mes de junio de 2009, ambos sujetos ingresaron al domicilio de la hoy víctima, ubicado en la colonia Miravalle de la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacán, y lo privaron de la vida con un cuchillo debido a problemas personales.

Posteriormente, envolvieron el cuerpo con una sábana y lo metieron en una bolsa de plástico, trasladándolo a un paraje denominado “La Palma”, en el estado de Tlaxcala.

Derivado de lo anterior, la Fiscalía General llevó a cabo investigaciones que permitieron identificar a los responsables, por lo que se solicitaron las órdenes de aprehensión correspondientes.

Una vez que fueron detenidos, el agente del Ministerio Público continuó aportando pruebas y logró que la autoridad judicial sentenciara a los responsables a 28 años un mes de prisión y tendrán que pagar 114 mil 290 pesos como reparación del daño moral e indemnización económica.