A la espera de siete películas

¿Qué películas se perfilan ya como las más esperadas de 2018? Imposible saber sobre todo eso que va a estrenar en los 12 meses del año, pero algunos títulos que verán pantalla entre enero y marzo ya suenan y generan interés. Entre ellos (del director de Un camino a casa, Garth Davis) María Magdalena, cuyo centro no requiere explicación mayor. En ella –filmada en Italia, de producción inglesa– Rooney Mara encarna a la célebre mujer de Magdala y Joaquín Phoenix a Jesús. También ubicada en tierras de Israel, por igual esperamos Sansón, nuevo tratamiento a la leyenda de Sansón y Dalila, explorada por el cine en no pocas ocasiones. La dirección corre a cargo de Bruce MacDonald y Gabriel Sabloff, con Taylor James en el rol del inmensamente fuerte joven hebreo, en lucha contra los Filisteos. También hay expectativa, en la vena de la fantasía, por Cada día, melodrama romántico sobre una adolescente (Angourie Rice) que se enamora –y es bien correspondida– de alguien que cada día encarna en un nuevo cuerpo. La dirección es de Michael Sucsy y todo procede de la novela bestseller de David Levithan, que resume en lo que se lee en el poster del film: Cada día un cuerpo diferente; cada día una vida diferente; cada día enamorado de la misma chica. Y desde luego, 15:17, tren a París, largometraje #36 del enorme Clint Eastwood, relativo a un plan terrorista a ejecutarse durante el trayecto del tren del título, con 500 pasajeros a bordo. Basada en hechos reales del mes de agosto de 2015 (y sin participación de Eastwood en el guion), actúan en ella los protagonistas reales de la historia: tres jóvenes estadounidenses que recorrían Europa. Así, Anthony Sadler, Alek Skarlatos y Spencer Stone se interpretan a sí mismos, en un drama sobre la amistad puesta a prueba. Ojalá estos cuatro films terminen por justificar lo que de ellos se espera.

En otro orden de ideas, conocemos ya los ganadores del Golden Globe. Lo principal para nosotros, el reconocimiento de mejor dirección a Guillermo del Toro por La forma del agua, que –siendo la cinta más nominada– sólo recogió el mencionado Globe al tapatío y el de mejor música original (para Alexandre Desplat). Tres anuncios para un crimen lo hizo muy bien: mejor película de drama, mejor guion (Martin McDonagh), mejor actriz en un drama (Frances McDormand, etiquetada siempre como “la actriz de Fargo”) y mejor actor de reparto (Sam Rockwell). Personalmente, me dio gusto que Lady Bird fuese la mejor película de comedia, con su protagonista, la linda Saoirse Ronan, llevándose el Globe a mejor actriz en una comedia. Los otros histriones premiados: Gary Oldman (La hora más obscura), James Franco (The disaster artist) y Allison Janney (Yo, Tonya). El mejor film en lengua extranjera fue En la penumbra, de Alemania y Francia, mientras que –muy celebrado en México– el Globe a mejor cinta animada fue para Coco. La galardonada como mejor canción fue This is me, una de las once que pueden escucharse en el musical El gran showman. Más allá de los premios, la noche se la “robó”, completita, Oprah Winfrey, con su poderoso discurso de aceptación del Premio Cecil B. de Mille por trayectoria de vida, en el que se refirió a las (inmemoriales) injusticias de raza y de género, así como a la lucha por igualdad. Un puñado de minutos conmovedores, inspiradores, que genuinamente pasarán no sólo a la historia del espectáculo, sino también a la historia de la eterna búsqueda de dignidad. Standing ovation para Oprah; una más a lo largo de su vida.

Finalmente, no deben tardar los estrenos de La rueda de la maravilla (Wonder wheel), de Woody Allen, y En la penumbra, de Fatih Akin, mencionada arriba como ganadora del Globe a mejor film en lengua extranjera. Además –la cereza en el pastel– es inminente la llegada de La forma del agua, a la que no pocos críticos califican ya de obra maestra. De esto, la confirmación más reciente es que lidera en nominaciones al Premio BAFTA, que –por decirlo así – es el Oscar británico. Suerte para La forma del agua.