La detención de Simitrio se dio pese a que tenía un amparo que impedía su reaprehensión

Afuera de las oficinas del secretario de Gobernación de Puebla, Guillermo Aréchiga Santamaría, fue detenido sin una orden judicial el dirigente de la Unión Popular de Vendedores “28 de Octubre”, Rubén Sarabia Simitrio. Por la tarde ingresó al penal de San Miguel con un cuadro de fiebre, molestias del riñón y plaquetas bajas que se suman a su padecimiento de diabetes.

La detención ocurrió el pasado viernes a pesar de que Simitrio cuenta con un amparo, la orden girada la tarde del jueves por el Juzgado Quinto de lo Penal.

De acuerdo con la defensa legal, al líder comerciante se le detuvo bajo el pretexto de que violó el beneficio de preliberación que gozaba desde el 4 de abril de 2001, el cual finalmente le fue revocado.


Por lo anterior, Tonatiuh Sarabia confirmó que su padre no alcanza fianza, y esperan que el próximo 15 de enero sea liberado, si es que no se le “fabrica” otro delito en prisión.

“Es la tercera vez que detienen a mi padre; la última vez fue durante el gobierno de Mariano Piña Olaya, quien le inventó delitos para someter al líder social más importante que tuvo la entidad en la década de los años 80 del siglo pasado”, recordó.

Simitrio, como mejor es conocido, es un veterano luchador social y líder de la organización popular más importante en el estado de Puebla, por el número de sus agremiados. Fue preso político durante las últimas tres décadas y obtuvo su libertad condicionada en 2001.

Este viernes Rita Amador, esposa del líder comerciante, ofreció una rueda de prensa donde culpó al gobierno de Rafael Moreno Valle de cualquier situación que atente contra la vida de su marido.

Asimismo, señaló que la detención de Simitrio es un acto represivo, que criminaliza la protesta social en Puebla.

La detención de Rubén Sarabia es la número 46 de abril a la fecha del gobierno morenovallista, que mantiene en prisión a defensores de derechos humanos, ambientalistas, campesinos, amas de casa, mototaxistas, comerciantes y todo aquel poblador que se ha manifestado en contra de su forma de gobierno.

Llama la atención que hace tres semanas, la Policía Ministerial cateó y detuvo a familiares del dirigente de la 28 de Octubre, de la misma forma, sin una orden judicial, y al no haber delito que perseguir en contra de su ex esposa e hijos estos fueron puestos en libertad.

Por otro lado, Rita Amador relató que Simitrio fue detenido  previo su ingreso a las oficinas de la Secretaria de Gobernación del municipio de Puebla, donde tenía previsto hablar con Guillermo Aréchiga Santamaría para dar solución a un caso de desalojo de afiliados a la organización que dirige de la plaza comercial Los Gallos.

A mitad de la rueda de prensa el comerciante se comunicó vía telefónica con Rita Amador, afirmando que estaba detenido en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ), donde permaneció desde las 11 horas.

Rubén Sarabia informó que estaba físicamente bien, que no había sido golpeado, pero no se le informó el motivo de su detención, mientras decenas de vendedores exclamaban consignas en contra del gobierno estatal y en solidaridad a Simitrio.

Al término del acto, cientos de comerciantes marcharon de la sede de la agrupación 28 de Octubre, ubicadas en el mercado Miguel Hidalgo, y de ahí partieron a las oficinas de la Secretaría General de Gobierno estatal.

Otro contingente se trasladó al inmueble de la Procuraduría estatal, para exigir la liberación inmediata de su dirigente.

A la par, por lo menos una decena de patrullas del gobierno del estado mantenían continuos recorridos de vigilancia en el mercado, acción que fue tomada como una intimidación de los vendedores.

Finalmente, Tonatiuh Sarabia denunció que desde que la 28 de Octubre manifestó su repudio y exigencia a la liberación de presos de conciencia en el estado, el gobierno morenovallista comenzó una ola de amenazas y hostigamientos que devinieron en la detención de su padre, bajo la causa penal 113/1989.

Desde el 2 de diciembre reveló que a Simitrio no le permitían firmar las boletas que exige la situación jurídica preliberacional.