LA CORNADA

Aunque no hemos encontrado respuesta ni en los torbellinos de Libres–Oriental ni en los huracanes del Atlántico ni el Pacífico, ni siquiera en Pachuca la airosa, seguiremos buscando, querido Dylan