LA CORNADA

Nunca pensó Aguilar Chedraui que su arrogancia quedaría tan exhibida