LA CORNADA

Es verdad que pocos funcionarios públicos ganan mucho, y también que muchos ganan poco, hablando de los que se dedican a la impartición de justicia