LA CORNADA

Solo por la existencia de dios podría explicarse que los consejeros del IEE salieran bien librados