LA CORNADA

Ni con la matemática teoría del caos se pueden justificar las cifras del Instituto Estatal Electoral