LA CORNADA

Ante una clausura simbólica que podría haber pasado de largo, Agua de Puebla volvió a dar la nota electoral