En la comunidad de La Encrucijada, PGR decomisa más de 6 mil litros de combustible robado

Foto archivo.

En la localidad de La Encrucijada, municipio de Palmar de Bravo, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Federal Ministerial aseguraron siete contenedores con capacidad de mil 100 litros, que contenían en total seis mil 876 litros de hidrocarburo.



El decomiso se realizó la tarde de este martes en un domicilio sin número de la calle Miguel Hidalgo, en donde a pesar de lo incautado no se realizó ninguna detención.

Todos los contenedores asegurados quedaron a disposición del representante social de la federación, según informó la delegación en Puebla de la Procuraduría General de la República (PGR).


El operativo de las fuerzas federales se realizó dos días después de que un vehículo del Ejército Mexicano se volteó en un camino que conduce a La Encrucijada, cuando perseguía a una camioneta que transportaba combustible ilegal.

En el presente mes la localidad de La Encrucijada se ha visto envuelta en una serie de operativos de parte de fuerzas estatales y federales, pues supuestamente esta comunidad era el centro de operaciones de un grupo de la delincuencia organizada denominado “los bucanans”.

El pasado 9 de marzo el gobierno del estado ejecutó un operativo que nombró “Encrucijada”, en respuesta al asesinato de tres agentes de la Fiscalía General del Estado que investigaban a una banda de secuestradores en la región de Palmar de Bravo, Esperanza y Ciudad Serdán.

El operativo de la noche del jueves y madrugada del viernes 10 de marzo concluyó en la localidad de La Encrucijada, donde se llevó a cabo la detención de 44 personas. Para todas éstas se obtuvo el control de detención, pero sólo se consiguió la vinculación a proceso para 21 de ellas por los delitos de asociación delictuosa, tentativa de homicidio agravado por haberse cometido en agravio de servidores públicos.

El Juez de Control decretó libertad a 23 personas, que dentro de la estructura del grupo delictivo de los bucanans realizaban funciones de “halcones”, quienes fueron puestos a disposición por los delitos de espionaje contra las instituciones de seguridad pública y procuración de justicia y asociación delictuosa.

A pesar del operativo Encrucijada, el líder de la organización criminal, conocido como “el bucanan”, logró escapar, según informó el fiscal general del estado, Víctor Carrancá Bourget.