Juez federal ordena a la FGE archivar denuncia vs. Alejandro Armenta; el exculpado exige disculpas a Carrancá

Por falta de elementos de prueba, la justicia federal ordenó a la Fiscalía General del Estado (FGE) archivar la denuncia que inició por peculado contra Alejandro Armenta Mier, actual candidato al Senado de la coalición Juntos Haremos Historia, quien exigió una disculpa pública al titular de ese organismo, Víctor Antonio Carranca Bourget, por perseguirlo sin fundamentos.

Acusó a Carrancá de maquinar por siete meses una “trama corrupta, valiéndose de mentiras”, para frenar la denuncia social que inició contra la represión y el saqueo en Puebla.

“Pretendió enlodar mi honorabilidad como ciudadano, como padre de familia y como hijo a través de la calumnia y con la complicidad de instrumentos de difusión que se prestaron a este juego sucio.”, reprochó.


La FGE inició un proceso penal contra Armenta, luego de que un medio de comunicación local aseguró que incurrió en peculado en su paso por la Secretaría de Desarrollo Social del estado, durante la administración del ex gobernador priista Mario Marín Torres.

Exige disculpas a los “instrumentos de difusión”

Armenta no solo exigió una disculpa pública a Víctor Antonio Carrancá, sino también “a esos instrumentos de difusión que se prestaron a la calumnia” y que niegan el derecho de réplica.

Aclaró que el llamado lo hace a nombre de “los 500 presos políticos” del gobierno de Puebla, “a nombre de una madre que ha perdido a una hija en manos de un feminicida sin castigo”, “a nombre de un ciudadano que ha sido despojado de sus bienes en un asalto a mano armada”.

Agregó que “la injusticia es la constante en un sistema represor, que no le gusta escuchar ni ver la realidad que lastima a los poblanos”.

Manifestó que siempre tuvo la certeza de que no había delito por perseguir y aun así lo persiguieron por las declaraciones que efectuó como diputado federal contra el ex gobernador Rafael Moreno Valle. En esa lógica, se cuestionó “qué hacen con las demás voces disidentes que no pueden defenderse”­.