En julio próximo Puebla será sede del Encuentro nacional Cultura Viva Comunitaria

En julio próximo Puebla será sede del Encuentro nacional Cultura Viva Comunitaria en el que se reunirán diversos y múltiples colectivos, esfuerzos y proyectos comunitarios esparcidos no solo en este estado, sino en 12 entidades de México y en otro tanto de países iberoamericanos como Brasil, Ecuador y Colombia.

Entre todos, como desde hace unos tres años, debatirán sobre el ejercicio y el derecho de los ciudadanos a transformar su entorno desde cualquier actividad cultural y/o artística que realicen, a la par de que potenciar lo creativo que hay en sus comunidades.

Etcétera, espacio experimental, fue la sede de la primera reunión informativa de este proyecto que a nivel nacional reúne a 12 organizaciones y 23 experiencias colectivas organizadas y adheridas en torno a este proyecto.


El concepto de la cultura viva comunitaria, explicó Emmanuel Audelo Enríquez, miembro de Habitaje, grupo que trabaja en la Ciudad de México, se gestó en 2010 en Brasil y se concretó unos tres años después a través de una red–plataforma–puente que unió esfuerzos de, Brasil, Colombia y Argentina.

En el caso de México, explicó que los primeros esfuerzos sucedieron en Guadalajara (en 2014) y luego en Veracruz, en la misma idea de una organización colectiva y de cómo esta se traslada a las prácticas culturales de las comunidades.

El gestor cultural recordó que para 2016, ya más afianzado el proyecto y en la idea de seguir impulsando los derechos culturales de los ciudadanos, se abrió la plataforma Abre cultura, que fue concebido como un ejercicio de acción y reflexión.

Refirió que esta plataforma, que de cierta forma tenía también el objetivo de ser un observatorio de incidencia local, se accionó para seguir la jornada de las diversas “audiencias públicas” que se realizaron en el país organizadas por la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados federal en 2016, en la idea de realizar la ley general de cultura que aún no se define.

Contó que pese a que fue difícil seguir la marcha de las audiencias –por costos y movilidad–, los miembros de la plataforma Abre cultura entregaron un formato a los organizadores con una petición: que 0.1 por ciento del presupuesto destinado al renglón –a la Secretaría de Cultura federal– sea para las organizaciones sociales que trabajan una cultura viva comunitaria.

Semanas atrás, gracias a la articulación de los miembros de la Red Cultura Viva Comunitaria, el proyecto mexicano participó en una convocatoria iberoamericana y la respuesta fue positiva, por lo que se realizará un nuevo encuentro.

Fue gracias a la intervención de la Comunidad Comelibros, un proyecto asentado en Puebla y representado por Juan Manuel Gutiérrez, que esta ciudad fue considerada como una de las ciudades en las cuales realizar el encuentro nacional.

Emmanuel Audelo acotó que serán varias las propuestas de discusión; entre ellas, visibilizar a la opinión pública el concepto de cultura viva comunitaria; decir que no solo la creación artística merece tener apoyo gubernamental por medio de becas y programas; proponer que las tomas decisiones deben ser más democráticas y horizontales; aclarar que lo comunitario no solo tiene que ver con lo cultural, sino que abarca lo sustentable, la salud, la economía y el deporte; proponer que lo rural y lo urbano no pueden ser leídos de la misma forma, entre otros temas.

La importancia de este y los anteriores encuentros, completó Emmanuel Audelo, encuentran sustento en que simplemente la Secretaría de Cultura federal no considera el término de cultura viva comunitaria, pese que es una “voz latente que pretende ser posicionada y dicha desde Puebla”.

Para obtener más información y participar en la segunda sesión informativa que será en abril se puede escribir al correo plataformapuente.mexico@gmail.com