Javier López Zavala sí va en la encuesta del PRI

Contrario a lo que se creía no son cuatro, sino cinco los nombres que finalmente incluyó el Comité Ejecutivo Nacional del PRI en la encuesta para seleccionar al próximo candidato a gobernador, pues de última hora agregó en el estudio al ex legislador federal Javier López Zavala, quien sustentó que él aún tiene el control de una parte fundamental de la estructura priista en el estado.

La encuesta que acabará de ser levantada el sábado 12 de diciembre, desde hace una semana se está utilizando para medir el posicionamiento de la senadora Blanca Alcalá Ruiz, los ex legisladores Enrique Doger Guerrero y Javier López Zavala, junto con el delegado de la Sagarpa, Alberto Jiménez Merino, y el subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri.

Javier López Zavala se presentó en el CEN del PRI y exhibió una serie de documentos testimoniales para demostrar que en el proceso electoral de este año su estructura jugó un papel fundamental para lograr que el tricolor ganara en varios distritos del estado, como fueron las demarcaciones de Ajalpan y la VI de la ciudad de Puebla.


Además de ponderar que de todos los aspirantes a la candidatura a la gubernatura, fuera de él nadie más se presentó con estructuras para buscar apuntalar a los candidatos a diputados federales que compitieron este 2015.

Más allá de cargar con la estigma de ser el candidato derrotado en el proceso electoral de 2010, López Zavala argumentó que ha mantenido vivo un conjunto de alcaldes, de dirigentes de comités municipales del PRI, de simpatizantes y líderes de organizaciones sociales que lo siguen apoyando en los proyectos políticos que emprende.

Tales argumentos fueron suficientes para que en el CEN se ordenara modificar la encuesta y se determine el actual grado de competitividad y aceptación ciudadana de quien fue el hombre fuerte del gobierno marinista.

La decisión de la cúpula priista resulta acertada pues aunque Javier López Zavala no tenga la misma fuerza de hace cinco años, lo cierto es que si el PRI quiere realmente salir a pelear por la titularidad del Poder Ejecutivo no lo puede hacer sin la estructura zavalista, ya que esos significaría perder una parte fundamental del voto duro del tricolor. Y sin esos sufragios, el partido estaría desahuciado antes de iniciar la campaña electoral.

Por si fuera poco, el ex legislador es el único que realmente tiene una promoción intensa en el estado, bajo la idea de que busca la reivindicación, la revancha.

Tan solo en la semana pasada estuvo en Chignahuapan, Tetela de Ocampo, Molcaxac, Atlixco, Tianguismanalco y Huatlatlauca, entre otros municipios, asumiéndose que él podría ser el próximo candidato del PRI. Eso al final lo decidirán los números de la tan esperada encuesta.

Desalientan desde la Ssa la atención

a portadores de VIH

Para ilustrar nuestro pesimismo este 1 de diciembre, que es el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, hay que revisar lo que está pasando en el Hospital General Sur de la Ciudad de Puebla:

Resulta que en ese nosocomio opera uno de los dos Centros Ambulatorios de Prevención y Atención en Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual, mejor conocidos como Capasits, y el viernes pasado de manera sorpresiva se anunció que a partir de este lunes se cancelan las citas de atención para todo tipo de usuarios.

Y será hasta el próximo sábado cuando se volverán a reprogramar las citas, las cuales se podrían producir en semanas o meses, ya que la abrupta cancelación del servicio se debe a que el espacio físico del Capasit va a ser remodelado.

El único servicio que no se va a cancelar es el surtimiento de medicamentos.

Ahí no terminan las malas noticias. Más allá del asunto de que sean tardados o rápidos los trabajos de remodelación, cuando regresen las citas de atención médica se va a cancelar el turno vespertino, ya que los galenos que estaban en ese horario van a ser reubicados.

Ambas asuntos, los trabajos de mejoramiento del espacio físico y la cancelación de un turno, a quien más va a afectar son los pacientes de escasos recursos económicos que viajan hasta la capital de diferentes partes del estado, menos de la región de Acatlán de Osorio, que es donde se ubica el otro Capasit.

Al no existir el turno vespertino, algunos pacientes tendrán que resignarse a ser atendidos en el turno nocturno, lo cual implica tener que pernoctar en la ciudad de Puebla, lo cual los mete en apuros.

En el Hospital General Sur hay un albergue, mismo que siempre está saturado por los cientos de parientes de enfermos internados en dicho nosocomio y que no tienen otra opción de hospedaje.

Con esas medidas insensatas, absurdas, que seguramente se decidieron en un escritorio de la alta burocracia de la Secretaría de Salud, que dirige el panista Salvador Escobedo, se margina a los pacientes que no tienen acceso a la medicina privada y que en el Capasit encuentran la única alternativa en todo el estado.

De esa forma se contribuye a desalentar la atención sobre todo de los portadores del VIH, que todavía no desarrollan la enfermedad del sida pero necesitan recibir tratamiento y terapias.

Además se exhibe como las autoridades sanitarias, motivadas por el oscurantismo del catecismo panista, poco o nada les interesa el tema del sida, de las enfermedades de transmisión sexual.

¿O usted ha visto una campaña relevante para prevenir el contagio del VIH? Al gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas le interesa regalar uniformes para obtener votos en la próxima elección, y no es prioridad garantizar la salud sexual.