Académicos e investigadores del INAH piden frenar asesinatos de activistas en Puebla

Académicos e investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) exigieron frenar a las autoridades federales y estatales los asesinatos de activistas en el estado de Puebla.

Entre los firmantes de la carta que fue enviada a La Jornada se encuentra los antropólogos Eliana Acosta, Giovanna Gasparello, Verónica Ruiz, Rosa María Garza, Eckart Boege, Laura Corona, Mariana Rivera, Antonio Machuca, Claudia Harris, Cecilia Vázquez y Javier Guerrero.

Los especialistas revelaron que en menos de tres meses en el estado de Puebla han asesinado y desaparecido a tres opositores a los megaproyectos, mejor conocidos como “proyectos de muerte”.


En mayo ejecutaron a Manuel Gaspar, quien se oponía a la imposición de una subestación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el municipio de Cuetzalan, en la Sierra Norte de Puebla; 15 días después mataron a Adrián Tilihuitl, quien luchó contra la construcción de una planta hidroeléctrica, también en esta región.

Desde el jueves 23 de agosto, está desaparecido Sergio Rivera Hernández, originario de la comunidad nahua de Coyolapa, luchador contra la minera Autlán en la Sierra Negra y también integrante del Movimiento Agrario Indígena Zapatista.

Al respecto, los académicos dijeron que el estado de Puebla, que además de su biodiversidad se distingue por su pluralidad lingüística, étnica y cultural, hoy se encuentra violentado por los múltiples proyectos extractivos, como son minería a cielo abierto, pozos petroleros, hidroeléctricas, gasoductos, explotación por fractura hidráulica (fracking) y procesos asociados.

En este contexto, dijeron que los pueblos organizados y los opositores a estos proyectos de muerte están siendo criminalizados, asesinados y desaparecidos.

Al final, los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia condenaron estos hechos violentos y exigen justicia por los asesinatos.

“Nos negamos a pensar que la injusticia, la desigualdad y la impunidad siguen reinando en nuestro país”, reclamaron.

A ocho días de la desaparición de Sergio, habitantes de Zoquitlán e integrantes del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ) tomaron por segunda ocasión las instalaciones del Centro Integral de Servicios (CIS) de Tehuacán para exigir el apoyo de las autoridades estatales en la localización del activista.

En la última semana, activistas de diferentes agrupaciones han tomado las oficinas de la Casa de Justicia de Tehuacán y de la Procuraduría General de la República (PGR) en esa ciudad, bloqueando avenidas.

Sobre el hecho, la compañía Minera Autlán rechazó tener vínculo alguno con la desaparición de Sergio Rivera, luego que la organización MAIZ emitió un pronunciamiento en el que acusa a esta transnacional de ser la responsable de la desaparición del activista.

Al respecto, el consorcio Minera Autlán lamentó lo ocurrido a Rivera Hernández y rechazó que tenga alguna relación con los hechos.