Interponen denuncia contra el ISSSTEP por no atender a estudiante con anorexia

Por negligencia médica a una estudiante de la UAP que padece anorexia y que estuvo a punto de perder la vida, una familia poblana presentó una queja contra el Instituto de Seguridad Social y Servicio para Trabajadores del Estado de Puebla (ISSSTEP), ante la Comisión Estatal de Arbitraje Médico (Cesamed) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Los padres de la estudiante de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) acusaron a los directivos del ISSSTEP de negarle la atención especializada y de ocultar el padecimiento crónico de su hija.

Los agraviados presentaron una copia del resumen de la médico Emma Ixchel González Bravo, con fecha del 6 de noviembre de 2013, donde sólo alude que la joven tiene un problema de “síndrome de intestino irritable, asociado a situaciones de tensión escolar”.


Desde entonces, señalaron que la estudiante no mejoró su estado de salud y actualmente presenta un cuadro de anorexia nerviosa, desnutrición grave y deshidratación por falta de atención integral adecuada y oportuna a su enfermedad por parte de especialistas del ISSSTEP.

Derivado de esta situación, refirieron que la alumna de la Facultad de Filosofía y Letras de la UAP ingresó la semana pasada al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, en la ciudad de México, como plasmaron en el documento fechado el pasado 21 de agosto y en poder de esta casa editorial.

El diagnóstico fue anorexia nerviosa, deshidratación y daño renal severo, tal y como lo señala el especialista Juan Carlos Jasso Molina.

A 15 días de los hechos, informaron que su hija continúa internada en el nosocomio de la capital del país por su padecimiento crónico, y además porque el ISSSTEP se niega a cubrir los gastos generados por 80 mil pesos, a pesar que existe un convenio de subrogación del servicio con el hospital en mención.

El padre de la estudiante informó que el pasado 28 y 31 de julio se entrevistó con la subdirectora del Hospital de Especialidades del ISSSTEP, Elizabeth Ann Valdivieso, a quién le expuso el caso de su hija y la necesidad de ser tratada por especialistas.

Relató que en respuesta la funcionaria le dijo que no podía hacer nada por la joven y negó que se le atendiera en el Instituto Nacional de Nutrición, cuando el ISSSTEP cuenta con un convenio con dicho nosocomio para ofrecer atención especializada.

Ante esta negativa, expuso que el 29 de julio su hija fue ingresada gravemente en el Instituto Nacional de Nutrición, de acuerdo a la nota médica emitida por el Hospital General de Teziutlán, nosocomio que otorgó el pase de atención al Instituto por la gravedad del caso.

Posteriormente, informó que el pasado 4 de agosto se entrevistó con el médico Miguel Ángel García Martínez, subdirector del ISSSTEP a quién le expuso el caso, remitiéndolo con el especialista Antonio Fernández Cortés, director del Hospital de Especialidades del Instituto.

Al directivo del ISSSTEP, refirió, le pidió que hiciera válido el convenio de subrogación de servicios con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, para salvar de esta enfermedad crónica a su hija.

En respuesta, dijo que el directivo le solicitó un resumen médico de la estudiante, el cual fue entregado cuatro días después, el 8 de agosto.

Debido a la nula respuesta del directivo, comentó que el día 11 de agosto buscó a la médico Marcela Hernández Charolet, supervisora médica del ISSSTEP, quién estaba enterada de la situación, pero solo le confirmó que no se haría válido el convenio de subrogación con el nosocomio de la ciudad de México.

Como pruebas del padecimiento de la alumna de la UAP, indicó que presentó a la Cesamed y la CNDH resúmenes Médicos del ISSSTEP en gastroenterología,  reumatología, servicio de Urgencia del Hospital de Especialidades y el oficio del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.

Por la omisión de los médicos, externó que finalmente decidió denunciar al ISSSTEP por negligencia y pésimo manejo de la enfermedad crónica de su hija.

Asimismo pidió a la Cesamed someterse expresamente al arbitraje para efectos de demostrar los señalamientos contra el Instituto y solicitó la reparación integral del daño, material y moral.

El agraviado acusó que no ha mejorado la salud de su primogénita y evidenció que los directivos del ISSSTEP con los que ha hablado, “se han portado altaneros, mezquinos, faltos de ética e inhumanos, pues ven a los enfermos como objetos y números, no como seres humanos que merecen respeto”.

Al final, reclamó que los médicos del ISSSTEP violan el Artículo 4 de la Constitución Mexicana sobre el derecho a la protección de la salud, así como el Artículo 51 de la Ley General de Salud, donde se plasma que los usuarios debe recibir la prestación de salud oportuna y de calidad, atención profesional y éticamente responsable, así como trato digno.