INJUSTICIA E IMPUNIDAD

Xihuel Sarabia salió de la prisión política a la que fue sometido por el ex mandatario Rafael Moreno Valle Rosas. La injusticia e impunidad no cesan.

Después de casi dos años en prisión y una ardua lucha legal, este viernes alrededor de las 17:30 horas, Xihuel Sarabia Reyna, preso político de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA)  “28 de Octubre” abandonó el penal de San Miguel, en medio de un ambiente festivo.

A pesar de que la mayoría de los presos políticos del régimen que encabezó el panista, Rafael Moreno Valle Rosas, ya se encuentra en libertad, no ceja la represión y persecusión derivada del autoritarismo del aún aspirante presidencial, pues siguen abiertos procesos e investigaciones ministeriales en contra de luchadores sociales, universitarios, defensores de derechos humanos y del medio ambiente, críticos y disidentes.

En todos los casos se ha comprobado la inocencia de los encarcelados y la consecuente fabricación de acusaciones y pruebas falaces de las que la Fiscalía General del Estado (FGE) tuvo que echar mano para mantener ilegalmente y de manera ruín a decenas de opositores tras las rejas.


En los hechos no se hará justicia para ninguna de las víctimas de esta afrenta, pero la impunidad debe ser combatida en la medida de lo posible y por eso es necesario que se revise los alcances de la responsabilidad de Víctor Antonio Carrancá Bourguert, primero como procurador y luego como fiscal, en la prisión de conciencia que padedieron los detractores del morenovallismo.

Organismos locales, nacionales e internacionales deben intervenir para que haya castigo a los culpables de haber encarcelado injustamente a tantas personas y evitar que esa barbarie pueda repetirse.