Inicia el Museo de Santa Mónica un nuevo programa de investigación y curaduría

Con una exposición preparada por el arqueólogo y colaborador de esta casa editorial Eduardo Merlo Juárez, el Museo de Arte Religioso Santa Mónica inicia un nuevo programa de investigación y curaduría que se enmarca en el aniversario 75 del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Se trata del proyecto Exposiciones temporales itinerantes, con el que buscarán que las piezas que se resguardan en el recinto salgan a otros foros de Puebla y el país.

La directora del museo, Claudia Reyes, informó que este proyecto convivirá con los otros dos programas que son Piezas en diálogo y Calendario Litúrgico, los cuales tienen que ver con la investigación, restauración y curaduría de las piezas que se ajustan a una propuesta curatorial específica hecha por algún investigador, académico y/o experto del arte.

Tanto Piezas en diálogo como Calendario litúrgico, ambos proyectos creados en 2012 por Israel Gutiérrez Barrios –ex colaborador del recinto–, buscan sacar a luz obras que no están incluidas en la exposición permanente con la que reabrió el recinto.


Aunado a ello ha provocado un acercamiento con investigadores, en su mayoría historiadores del arte que proponen un discurso interesante y novedoso con el que las obras dialogan, literalmente, con el contexto actual, ambos proyectos han permitido que el museo se mantenga activo en aspectos como la restauración y la investigación.

Ahora con el programa de Exposiciones temporales itinerantes se continuará con el trabajo de sacar del recinto novohispano, algunas de las 3 mil 198 piezas que forman parte de la colección del Museo de Santa Mónica, entre pinturas, textiles, libros y objetos varios, como esculturas y piezas alto valor hechas con materiales diversos y para diferentes usos.

Un culto al amparo de la Compañía de Jesús

El programa de Exposiciones temporales itinerantes inició con la muestra Sagrado corazón de Jesús que fue preparada por el investigador del INAH Eduardo Merlo Juárez, en el que recuperó algunos óleos y objetos devocionales del Museo de Santa Mónica en torno a este culto que tuvo gran auge en la Puebla del siglo XVIII, al amparo de la Compañía de Jesús.

El arqueólogo dio una charla en torno al nacimiento de este culto, su propagación en la Nueva España y el impacto que tuvo en el arte novohispano y la devoción popular. “La idea (del sagrado corazón) es antigua, ya que refiere a los ermitaños, a San Benito de Murcia en particular, que en sus escritos habló sobre la pasión de Jesús, mencionando al corazón amoroso, un órgano vital del culto aun sin representación”, dijo Merlo Juárez.

Agregó que otro personaje fue San Agustín, quien en sus Confesiones menciona cómo ofreció su corazón a Jesús y sintió como si una flecha mística le fuera clavada en el corazón, escena que aparece referida en el óleo “La muerte de San Agustín” de Miguel Jerónimo de Zendejas.

Otra más, continuó el cronista de Cholula, fue Gertrudis, “la magna”, una religiosa que ofreció su corazón al niño Jesús, recuperando así la imagen del “dios niño”.

En particular, Eduardo Merlo destacó al misionero Francisco Javier, de la Compañía de Jesús  –institución fundada en 1540 por Ignacio de Loyola–, quien fue  uno de los primeros en predicar en el Oriente llevando el culto del sagrado corazón.

“Como los objetos que se observan en el museo el culto tiene una iconografía particular: un corazón que tiene unas venas que se inflaman en llamas, que tiene una herida sangrante causada por la cruz, atravesado por una corona de espinas, y  rodeado por un fuego místico”, dijo el experto.

Como ejemplo, refirió a los medallones que las monjas usaban en la túnica interior, abajo del hábito; los relicarios, los detentes,  los óleos, la rica yesería que adorna una de las bóvedas del ex convento del Carmen, o el corazón resguardado en el Museo de Santa Mónica que fue una donación de su fundador, el obispo Manuel Fernández de Santa Cruz quien quiso imitar la idea central del culto: que Jesús regala el corazón a sus fieles.

La muestra Sagrado corazón de Jesús estará expuesta hasta el 21 de septiembre en el recinto ubicado en la 18 Poniente número 103, en el centro de Puebla.

El horario es de martes a domingo de 10 a 17 horas, con una entrada general de 36 pesos, y entrada libre para todo público los días domingo.