Indígenas exigen instalación de Policía Comunitaria en Canoa y Resurrección

pue-02
En la imagen, integrantes del Consejo Indígena Municipal de Puebla, quienes anuncian creación de Policía Comunitaria en la Resurreción, Canoa y San Aparicio

El presidente del Consejo Indígena Municipal de Puebla, Máximo Cuatlaxahue Santabárbara, dio a conocer que ante el incremento de robos en las juntas auxiliares de La Resurrección, Canoa y San Sebastián Aparicio, que además se han convertido en un tiradero de cadáveres, trabajan en la conformación de una Policía Comunitaria y Rural que atienda la problemática local, pues no confían en la Policía capitalina, que sólo se ha dedicado a extorsionar a la gente, con la instalación de retenes por instantes para completar la quincena.
La Policía Comunitaria estará sustentada en la Ley de Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas, de acuerdo con sus usos y costumbres.
El dirigente precisó que están entrenando ocho pobladores de La Resurrección que serán equipados con tres camionetas y toletes para conformar una Policía Comunitaria.
Asimismo, informó que se construirán dos casetas de vigilancia en la entrada y salida del poblado, para frenar los robos.
A propósito del proceso electoral, el dirigente pidió a los candidatos a diputados por este distrito, que colinda con el estado de Tlaxcala, que se presenten iniciativas de ley para reconocer legalmente a esta corporación policíaca, como sucede en el estado de Guerrero.
Lo anterior a fin de evitar la criminalización de la gente que sale en defensa de su patrimonio.
“Aquí en la Resurrección han robado hasta tractores agrícolas y nos han venido a tirar cadáveres de muchachas que no son de la localidad, y luego por eso dicen que somos violentos o comunidades inseguras”, reprochó Cuatlaxahue.
En entrevista, el dirigente destacó el interés de resurgir la policía comunitaria de las juntas auxiliares semi rurales de esta región de la capital poblana, como sucedió en antaño.
Argumentó que son tres las razones principales para la creación de estos grupos de autodefensa: el incremento de robo en terrenos de cultivo, que va desde cosechas enteras hasta tractores agrícolas, la preocupación que la comunidad de La Resurrección la hayan convertido en tiradero de cadáveres de mujeres, y acabar con las extorsiones por parte de la Policía Municipal.
“Queremos protegernos porque luego dicen que aquí hay delincuencia, cuando no es así, esos cuerpos son de fuera, no son muchachas de la comunidad”, arguyó el líder indígena.
Además pidió que esta policía también esté al cuidado del área del volcán de La Malintzi, que corresponde a Puebla.
“Solicitamos que la policía comunitaria se instale nuevamente en La Resurrección, Canoa y San Sebastián de Aparicio, y que esta sea respetada por el gobierno municipal y estatal”, demandó.
Esto a fin de frenar las extorsiones por parte de la Policía poblana, que instalan retenes en la entrada a Canoa, para despojar a la gente.
“La Policía de Puebla viene sin ningún oficio y arma retenes en la entrada a Canoa, San Sebastián de Aparicio y La Resurrección y comienzan a detener tractores, porque no usan placa”, denunció el indígena.
Asimismo, agregó que la mayoría de la gente tiene una camioneta para trabajar el campo, no porta licencia para conducir, y sólo baja al municipio cuando tiene que cargar la unidad de gasolina.
Esto ha ocasionado que continuamente extorsionen a los pobladores de la zona con hasta 300 pesos por persona, para que los dejen seguir circular en sus comunidades.
Actualmente La Resurrección es habitado por más de 15 mil personas, con sólo dos patrullas para vigilar a la población, en donde a la semana se comenten hasta tres robos a viviendas y negocios.