Según el Índice de Progreso Social de UPAEP, San Andrés Cholula y Puebla tienen los mejores indicadores sociales

Según el Índice de progreso social de los municipios de Puebla presentado por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y la consultoría Sintonía, San Andrés Cholula es el municipio que tiene un mayor desarrollo humano y mejores evaluaciones de indicadores sociales y ambientales, alcanzando 75 puntos.

A San Andrés Cholula le siguen Teteles de Ávila, la ciudad de Puebla, Cuautlancingo y San Pedro Cholula.

Los peores evaluados, en cambio, se ubican al sur del estado: San Sebastián Tlacotepec, Eloxotitlan, Coyomeapan, Acteopan y Vicente Guerrero.


Jaime García Gómez investigador senior de Social Progress Imperative para Latinoamérica destacó que entre los municipios de Puebla “en general no hay grandes diferencias como agua y saneamiento, pues estamos homogéneos en el estado salvo en unos cinco municipios”.

Advirtió que “el salto de calidad se da en dos componentes: el acceso a información y comunicaciones, y el acceso a educación”.

Durante una conferencia de medios, señaló que dicho índice resultó  de un proceso de análisis que duró entre seis y ocho meses de 2015 y 2016 apoyados en información del Inegi, de donde se tomaron los “mejores indicadores regionales”.

Dicho índice, que será presentado a manera de plataforma este miércoles 23 de mayo en la UPAEP, tomó en cuenta un total de  46 indicadores para los 217 municipios que conforman el estado.

De ello, a nivel general, se desprende que la calificación global de Puebla es del 66.5 puntos, lo que significa que el estado se ubica en un nivel medio alto si se compara con el nivel del país que es de 71.93. México, como nación, se ubica a “media tabla” en el lugar número 10 de América Latina.

García Gómez precisó que el Índice de progreso social de los municipios de Puebla tiene tres líneas de estudio: Necesidades humanas básicas como vivienda, seguridad, agua y saneamiento; Fundamentos de bienestar para tener vidas largas, plenas y sanas como los conocimientos, la salud y el bienestar, la calidad medioambiental, entre otros indicadores; y  las Oportunidades para alcanzar el bienestar como lo son los derechos políticos,  la propiedad privada,  libertades personales, el embarazo adolescente y la inclusión de la mujer en la vida de la sociedad.

Lo que busca este índice, confió el investigador, es plantear un reto gubernamental y político para generar bienestar colectivo y sostenible, que sea medible y cambiable.