Puebla tiene 40% de avance de recuperación del patrimonio dañado por el sismo: INAH

Una escultura de Santiago Apóstol –del templo de la misma advocación– en Izúcar de Matamoros se interviene en los talleres de la CNCPC del INAH ■ Foto Abraham Paredes

Víctor Hugo Valencia Valera, director del Centro en Puebla del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señaló que, de los 620 inmuebles dañados por el sismo, 527 han sido conciliados con el seguro y 93 faltan por ajustar.

De esta cifra, completó a casi 11 meses del sismo del 19 de septiembre del 2017, hay 241 en proceso de obra y 67 terminados, que sumados dan un universo de 308, lo que representa 40 por ciento en avance del programa de recuperación del patrimonio. Asimismo, que se han restaurado 67 y 241 están en proceso.

Para dar una idea de la magnitud de los daños registrados, el antropólogo expuso que Puebla capital alberga un número mayor de inmuebles patrimoniales que todo el estado de Chiapas. Completó que el estado se cuenta con un aproximado de 11 mil inmuebles catalogados por el instituto como arquitectura histórica, siendo la Mixteca una de las zonas más afectadas por el sismo y en donde se han iniciado procesos de intervención en inmuebles con graves daños como la parroquia de la Asunción, en Izúcar de Matamoros, donde se contó con el apoyo de la Fundación Mary Street Jenkins.


El delegado del INAH Puebla comentó que la recuperación del patrimonio cultural es una labor donde las comunidades, las autoridades eclesiásticas y el gobierno estatal han jugado un papel importante, con el apoyo de la Gerencia del Centro Histórico de la ciudad de Puebla y la Escuela Taller de Capacitación en Restauración de la Secretaría de Cultura y Turismo estatal, entre otros.

Mediante un boletín informativo, destacó la ayuda de la iniciativa privada para la implementación de capillas temporales, por parte de la Fundación Mary Street Jenkins, en algunas comunidades de la Mixteca. De igual forma, dijo que la Fundación Slim donó 247 lonas para proteger de lluvia los inmuebles afectados; y la Fundación Amparo también se involucró en la recuperación de inmuebles como el Hospitalito de la ciudad de Puebla.

Agregó que en la ciudad de Puebla, especialistas del INAH intervinieron inmuebles como el Templo y antiguo convento de San Francisco, donde se reconstruyó el cupulín de la torre campanario de piedra, mientras que en la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores se atendieron muros, cúpula, bóveda, torre campanario y arcos fajones, y en el Templo de San Roque, donde además de atender daños similares a las de la capilla, también se consolidaron y reintegraron cornisa–moldura del coro, se reconstruyó la linternilla, entre otras labores.

En tanto, Valencia Valera dijo que en Huaquechula se intervienen los muros del claustro del ex Convento de San Martín de Tours, trabajos encabezados por el restaurador Pablo Vidal, de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), donde se consolidan y conservan los aplanados con pintura y decoración mural de este recinto del siglo XVI, que forma parte del complejo conventual que integran junto con el templo de la misma advocación.

Del templo, que posee un importante acervo de piezas de los siglos XVI al XIX, como obras pictóricas, esculturas y retablos, además de mobiliario, personal del INAH protegieron y resguardaron diversos elementos de esta colección sacra.

Expuso que un ejemplo de la coordinación que el INAH realiza para la recuperación del patrimonio cultural afectado por el sismo, es el realizado en el Santuario de la Virgen de los Remedios, en Cholula, y en la Parroquia de Santa María de la Asunción, en Izúcar de Matamoros, donde comunidad e iniciativa privada se sumaron a esta titánica labor.

El antropólogo indicó que en algunas comunidades como Alpanocan, Tepango y Atzala, donde debido a la grave devastación generada por el sismo, los especialistas del INAH se enfrentarán a un reto técnico “sin precedentes”: reconstruir con materiales originales o contemporáneos, ya que el criterio general en la recuperación del patrimonio cultural consiste en identificar en los inmuebles con daño severo, su técnica de construcción y el tipo de materiales utilizados, para ver la posibilidad de recuperarlos con la misma técnica y mantener su integridad y autenticidad.

“Para resolver este dilema se preparan proyectos de intervención en dichas localidades, los cuales contemplan la aplicación de un seguro y de recursos federales del Fonden”, mencionó.

El titular del Centro INAH Puebla indicó que los sitios arqueológicos afectados fueron los de Tehuacán el Viejo y Teteles de Santo Nombre. En el primero fueron atendidas algunas grietas en estructuras, y en el segundo, están proceso de intervención las afectaciones en los basamentos piramidales.

En lo que respecta a los bienes muebles e inmuebles por destino, Valencia Valera informó que en los 620 inmuebles supervisados se han realizado algunas intervenciones, principalmente en Cholula, Amozoc e Izúcar de Matamoros, de esta última localidad una escultura de Santiago Apóstol –del templo de la misma advocación– que se interviene en los talleres de la CNCPC del INAH.