Inadmisible, la agresión de policías de Tepeaca

Resulta inadmisible la agresión que sufren Concepción Colotla Gonzaga, líder de la Unión Campesina Emiliano Zapata Vive (UCEZV), familiares y amigos (no más de cinco personas) a manos de más de 50 elementos de la Policía Municipal de Tepeaca. El acto que deriva en tremenda golpiza y una serie de arbitrariedades se sustenta en un incidente derivado de un percance automovilístico menor ocurrido en la noche del jueves 26 de febrero, que buscó dirimirse en las instalaciones del propio ayuntamiento.

En una entrevista telefónica realizada por Martín Hernández y publicada el viernes 27,  el dirigente explicó que su hermano Gabriel Colotla Gonzaga tuvo un accidente en su camioneta con Víctor Manuel Torres Palacios, a quien identifican como maestro del Bachillerato de San Pablo Actipan. Tras el percance, el líder se comunicó con el presidente municipal de Tepeaca, David Huerta, a quien le solicitó que enviara a agentes de vialidad. El munícipe accedió y entonces, en presencia de los uniformados, los involucrados en la colisión decidieron ir a esperar a los ajustadores de seguros a las instalaciones del ayuntamiento. “Íbamos yo, mis hermanos, mis dos hijos y unos amigos, cuando yo entré me saltaron luego, luego como cinco policías y comenzaron a golpearme.

Luego, cuando mi hermano entró (a la sede de la alcaldía) le hicieron lo mismo; se le fueron encima. Nosotros nos defendimos y nos agarramos a golpes”, narró. Luego intervino el comandante de los uniformados, quien le pidió una disculpa a los Colotla Gonzaga y los instó a arreglar el diferendo del choque en la planta alta de la Presidencia Municipal. Los agraviados accedieron y decidieron pasar por alto el altercado. Esperaban a los ajustadores en la parte superior, cuando se percataron de que sus amigos y los hijos de Concepción Colotla ingresaban al edificio, esposados y golpeados. Nosotros, afirma, corrimos a liberarlos y nos agarraron a golpes, pero ellos eran como 50 policías. Uno de mis amigos quedó muy golpeado, muy lastimado”, denunció el representante de la UCEZV.


¿Por qué la agresión? La primera respuesta del líder de la UCEZV se asocia a que la persona con la que chocó su hermano es amigo del comandante. Si así fuera la  reacción resulta desproporcionada, pero al mismo tiempo injustificable para elementos que son responsables de la seguridad y la vida de las personas.

Otra hipótesis puede referirse  a un ajuste de cuentas con el líder de la UCEZV,  que además del conflicto y los resentimientos que se generaron en esa época, siempre ha denunciado y defendido a pobladores de la región frente a la prepotencia y arbitrariedades de las fuerzas e instituciones  que deberían impartir justicia.

Muchas de las pláticas y relatos que he escuchado de Concepción Colotla a lo largo de varios años son las arbitrariedades y la impunidad con que se manejan el sistema y las fuerzas de seguridad frente a una población desprotegida e indefensa. De hecho, después del conflicto de la región por el proyecto Milleniun, muchas de sus gestiones se asociaron a la defensa de pobladores de la zona frente a diversas injusticias sufridas. En este caso se ha denunciado, pero ¿cuántos otros de esa comunidad se han visto agredidos por esos policías municipales y por temor no denuncian?

En esta entidad, la agresividad de los cuerpos de seguridad se ha visto incrementada; responde a una política sistemática de golpear a todos aquellos que se atreven a disentir y organizarse para defenderse de las imposiciones que desde el poder se buscan imponer. Por ello, en este caso y por un incidente menor hay una reacción desproporcionada que el alcalde de Tepeaca debería explicar y sancionar si no quiere convalidar tan lamentables hechos.