IMACP no es responsable del programa Artistas Urbanos, que sí conviene: creadores

La directora del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP) Anel Nochebuena Escobar no es la responsable del programa de Artistas Urbanos (PAU). En eso reparó Jaime Carcaño, consejero ciudadano de Cultura, al decir que la serie de amparos que se interpondrán para que creadores puedan ejercer su labor en las calles tampoco son “en contra de ella”. De igual forma, el actor, director y productor teatral Oskar Santellán –en representación de otro grupo de artistas que laboran en el Centro–, mencionó que éste “sí es un programa que nos conviene” porque “pone orden” a quienes ocupan los espacios públicos.

En entrevistas por separado, los artistas que encabezan dos grupos distintos y con diferentes posturas, hablaron sobre este programa ya publicado en el Periódico Oficial del estado.

Para Oskar Santellán, otrora también consejero ciudadano de Cultura, el grupo de artistas que integra a Ricardo Medel, Hugo Isasmendi, Miguel Moctezuma y Rubén Garibay está de acuerdo con el orden así como está conforme con los castings que el IMACP hará para dar los permisos y con las cuotas de 37 que se pagarán ante la Tesorería municipal.


Están de acuerdo, acotó, porque estaban “a merced” de otras organizaciones así como de agentes de la vía pública que eran “más incultos que el IMACP”. Coinciden con el PAU, continuó, “porque es un avance” que sea una sola dependencia la que se encargue de emitir los permisos, cuando antes eran la Secretaría particular, Vialidad pública, Protección civil, Fiscalización de espectáculos públicos, y Tesorería municipal. “Sí es un avance pero el IMACP tiene que garantizar la promoción y la contratación de nuestros espectáculos, además de que no nos condicionen”, dijo.

Agregó que el PAU causó descontento porque no se establecieron “diferencias entre quienes ocupan la calle”. Acotó que en un documento que fue enviado al presidente municipal Luis Banck Serrato, el grupo enlistó seis tipo de artistas urbanos: aquellos que han tomado la calle sin pretensión de hacer arte y lo hacen como una forma de sostén económico; los “nómadas mochileros” que trabajan a placer, sin horario, sin que los contenga una ciudad y de los que hay que reconocer su derecho de integrarse a una ciudad; aquellos que les da la gana cantar, bailar y recitar ya sea con torpeza o maestría, impulsados por el talento o la locura; quienes toman al espacio público como un lugar de protesta, señalados como “artivistas”, que tienen el derecho a ejercer su libertad de expresión; los que en su derecho al trabajo realizan actividades artísticas apoyados en una estrategia comercial de sus servicios culturales; y los que por necesidad expresiva artística, como una manera de expresión honrada y creativa, ocupan la calle.

Someter el programa a los máximos tribunales

No obstante la serie de amparos que artistas de la ciudad interpondrán en contra del PAU, Jaime Carcaño, de oficio escritor, expuso que éstos no son en contra de Anel Nochebuena, funcionaria municipal a quien tampoco consideran “responsable del programa”. Durante una entrevista, sostuvo que si bien como artista y consejero ciudadano de Cultura “de inicio no existió algún tipo de diálogo con el IMACP”, es el regidor panista Miguel Méndez quien se “ha mostrado abierto” al diálogo y a la realización de un foro. “Queremos dialogar. No estamos negociando con la autoridad”, mencionó Carcaño.

A la pregunta de si su condición de consejero ciudadano de Cultura no levanta sospechas de lo objetivo de su actuación que es apoyada por El Barzón el escritor dijo que más bien “esta sería la labor de todo consejero que no trabaja para el gobierno sino que es un puente con los artistas”. Repitió que los distintos grupos y posturas que hay en torno al PAU no se tienen que unir en un solo colectivo o movimiento, sino que la idea reside en someter este programa a la revisión de los máximos tribunales para que sean ellos los que determinen si el dictamen es o no violatorio de los derechos fundamentales de los artistas.