¡Huye, pensemos en el genetismo!

 

La inteligencia se caracteriza
por una incomprensión natural de la vida.

Henri Bergson


 

Empecemos con una breve sinopsis. Un hombre negro irá a casa de su novia a las afueras de la ciudad. Al llegar se encuentra con una familia blanca y sirvientes afroamericanos. Por la noche se encuentra con la madre quién le pide compañía, él accede y lo persuade por medio de hipnosis a El Lugar Hundido. El siguiente día tendrán una reunión en la que a él lo presentarán con bastantes personas (todas blancas). Un conjunto de sospechas y este evento detonaran sucesos terribles.

La primera lectura vulgar de Get Out, reciente película de terror, nos arrojaría a decir “es la historia de un negro que, por medio de hipnosis lo esclavizan. La película habla sobre un grupo de blancos que compra negros.” No. Esta lectura sería absurda. La película, en un trasfondo, tiene la discusión que desde hace algunas décadas se tiene sobre los estudios étnicos. Stephen Spencer considera que la etnicidad se debe a características de autoidentificación de los individuos en los valores y creencias de un grupo. Mientras que por raza comprenderemos a las poblaciones que difieren en la frecuencia de ciertos genes para agrupar a individuos sea por características biológicas (reales) o símbolos (imaginarios); de acuerdo con Theodore Dobshansky.

Por lo tanto, podríamos abrir una discusión. Se dan dos efectos sobre el racismo, por un lado, se puede discriminar sobre los aspectos sociales y sobre los genéticos. Dentro de la película vemos cómo es constante la poca importancia que se coloca sobre “si es negro culturalmente”. Lo que a los compradores interesa son las cualidades físicas. Hay una serie de escenas en las que ven al personaje principal por sus cualidades de fuerza, vista, piel, resistencia, etcétera.

Es decir, lo que intentamos esquematizar es que dentro del filme “Huye” existe una problemática, sí sobre el racismo, pero más allá sobre las posibilidades genéticas de clasificación. Dentro de las escenas vemos que, por ejemplo, a los abuelos les habían podido dar vida a través de dos cuerpos de afroamericanos. Se sabe el valor de la raza pero no se le da su justo lugar dentro de lo social. Habrá que mencionar que esto es el punto culminante.

Durante la segunda guerra mundial, como muchos sabemos, se hicieron experimentos para que los hombres tuvieran distintas facultades de otras razas. Se pretendía que tuvieran las mejores cualidades de cada raza. Sin embargo, se acusó de inhumano el proyecto. ¡Y cómo no hacerlo! Entonces brota la siguiente pregunta ¿es que acaso, la humanidad también se mide dentro de los límites raciales o es que lo humano está más allá de estos? Pongamos una escena más de ejemplo. Cuando a las personas que se han implantado se les toma una foto, es entonces cuando –por el flash –logran recordar sus antiguas vidas. Por lo tanto, nos ofrece una nueva problemática: el automatismo. La falta de consciencia y de recuerdo es, en realidad, lo que nos diferencia de ser unos autómatas. En el filme “El lugar Hundido” es la representación del automatismo. Nietzsche dirá “la consciencia es la capacidad del hombre para ser libre”; al igual que el recuerdo se dicta dentro de las normas de lo consciente y lo inconsciente. Entonces, el racismo lo que efectúa es un dispositivo de oclusión del recuerdo, no lo borra, no lo ignora o lo quita; le coloca una capa en la cual lo anula sin dejar atrás su alcance de verosimilitud. El recuerdo es una luz de la memoria y el contacto que tiene con nuestra conciencia. El recuerdo es lo que nos hace generar o no.

Hay dos problemas de lo político en “Huye”, por un lado, el racismo y por otro el automatismo. Uno, a lo que nos dispone es a pensar nuevas formas del racismo –sobre todo desde la genética – y dos, nos coloca de frente al automatismo que pueden generar la oclusión de distintos problemas políticos volviéndonos autómatas. El cine de terror no sólo son los golpes de efecto que provoca, sino la reflexión por medio de la brutalidad humana para pensar distintos problemas de lo político y, en general, lo metapolítico.

Twitter: @GregHorror