Interpone comunidad indígena de Huitzilatl amparo contra Hidroeléctrico Coyolapa-Atzalan

La comunidad indígena de Huitzilatl, municipio de Coyomepan, interpuso un juicio de amparo ante el Juzgado Tercero de Distrito, en contra del proyecto de construcción del Sistema Hidroeléctrico Coyolapa-Atzalan, por violar el derecho de los pueblos indígenas a ser previamente consultados y porque se pretende reubicar al 50 por ciento de la población por dicha obra.

Los municipios afectados por la construcción de la hidroeléctrica son además de Coyomeapan, Zoquitlán y San Sebastián Tlacotepec.

Por esta razón, pobladores de esta región reclamaron la cancelación del proyecto que busca instalarse en el río de Huitzilatl, que pasa a 50 metros de la comunidad y, por lo tanto, perjudicaría a medio centenar de viviendas.


La información fue dada a conocer este miércoles en la ciudad de Puebla por parte de representantes del Movimiento de Autogestión Social Campesino, Indígena y Popular (Mascip), integrantes de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNAP-MN), la asociación “Antonio Esteban”.

 

La rueda de prensa estuvo encabezada por el inspector auxiliar municipal, Marco Fierro Gamboa, y el abogado de Mascip-Cnpa-Mn, Sandino Rivero.

Los declarantes informaron que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó el año pasado la concesión a la empresa Proyectos Hidroeléctricos de Puebla SA de CV, quienes ya comenzaron a barrenar y a medir en las  inmediaciones del río Huitzilatl.

Dijeron que por el ambiente de persecución y hostigamiento que se vive en contra de luchadores sociales que se dedican a la defensa del agua y la tierra en el estado, hicieron un llamado a Secretaría General de Gobierno (SGG) para frenar una posible confrontación en las comunidades.

En su intervención, el inspector Marco Fierro Gamboa reclamó que la empresa está violando los derechos de la comunidad indígena de Huitzilatl, “porque no nos han pedido permiso, no consultaron al pueblo y bajo engaños nos dicen que los dejemos entrar a cambio de obra pública y la construcción de nuevas carreteras”.

“Si les damos chance que entren a la comunidad, nos dijeron que hasta tendremos médicos y veterinarios por siempre, pero no nos convencerán porque con ello estamos entregando lo más preciado que es el agua de nuestro río, que todavía es pura y la podemos beber”, acusó.

Desde el año 2016, informó que han intentado adueñarse de los recursos naturales de la región, donde de manera continua han hecho mediciones de riego.

Incluso, advirtió que la empresa ha intentado de manera fallida comprar terrenos para construir casas para sus trabajadores.

Por su parte, el abogado de Mascip-Cnpa-Mn, Sandino Rivero, explicó que la obra no se ha iniciado, pero la empresa ya comenzó a barrenar y a efectuar mediciones en el afluente.

Sin embargo, dijo que en los próximos días buscarán de la forma legal la suspensión definitiva o provisional del proyecto, pues hasta el momento la Semanart no han justificado la obra.

Asimismo, informó que a más tarde en tres meses tendría que haber un resolutivo, con la posibilidad de interponer un recurso de revisión si este no procede.

Al ser un sistema que pretende generar energía eléctrica, en la obra de la hidroeléctrica está involucrada la Secretaría de Energía, la Conagua, la Semarnat y los ayuntamientos donde se desarrolla el proyecto hidroeléctrico, así como las empresas.