Huehues del Alto saldrán a bailar el domingo para conservar la tradición del carnaval

Tradiciones y costumbres, El Alto La coyotera, El Alto La cruz y La 16. Esos son los nombres de las cuadrillas que luchan por hacer perdurar en la ciudad de Puebla una tradición particular: la del carnaval, la expresión festival de hombres y mujeres vestidos de huehues y maringuillas.

Para el próximo domingo 11 de febrero, estas cuadrillas saldrán a bailar a las calles como parte del Carnaval 2018 que forma parte de la campaña “Enamórate del carnaval en el barrio del Alto”. Lo harán a partir de las 9:30 horas, en la privada de la 16 Norte, entre la 12 y 14 Oriente, y el bulevar Xonaca.

Saldrán a bailar, señala una de las impulsoras Araceli Herrera, porque su carnaval conserva los rasgos más tradicionales en la ciudad, caracterizados por sus elementos y expresiones sencillas, que se asientan en la historia del barrio.


“Actualmente nuestro carnaval tradicional se encuentra en peligro de desaparición por la falta de apoyos”, dice la promotora. Agrega que instituciones como el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla y otras instituciones gubernamentales a las cuales se han acercado han permanecido indiferentes a su llamado.

Añade que además de la indiferencia institucional, el carnaval peligra por factores naturales como el sismo del pasado 19 de septiembre terminaron por derruir algunas vecindades de la zona.

A lo causado por el sismo, dice Araceli Herrera, se suma la “amenaza” de la industria hotelera que se ha instalado en el barrio  –como el hotel Rosewood, de alta gama turística– que, con sus preceptos económicos, “buscan eliminarnos del mapa por no encajar con el concepto de lujo”.

La diseñadora gráfica de formación expone que los factores anteriores –el sismo, la indiferencia gubernamental y la gentrificación– hacen más difícil la promoción autogestiva de la campaña “Enamórate del carnaval en el barrio del Alto” que inició en 2015.

La razón, acota, es porque quedan menos negocios y habitantes dentro del barrio que apoyen al carnaval que de por sí se hacían con los recursos de los hombres y las mujeres que forman parte de esta expresión tradicional.

Confía que este carnaval es tradicional porque “no está lleno de personajes de anime y danzantes que portan disfraces vistosos inspirados en el carnaval de Brasil acompañados de una historia inverosímil y sin origen”.

Aquí, concluye, baila “nuestro huehue que es ícono del barrio y su maringuilla, que son más bien de un aspecto tradicional y sencillo pero con mucha historia y corazón”.

Destaca que la campaña Enamórate del carnaval en el barrio del Alto resultó, entre otras cosas, derivó en la creación del documental de 10 minutos titulado Desideratum festum –o Carne diablo–, el cual es dirigido por Marilyn Escobar Martínez, producido por Jesús Mejía Cercado, fotografiado cinematográficamente por Gerardo Téllez y cuidado en el sonido por María Fernanda Hernández. El filme “hace un acercamiento a la gente que ha vivido la historia de esta tradición muy de cerca, a quienes han sido los principales testigos de lo que cada año sucede en el lugar, contando sus anécdotas y mostrando que la materia para seguir con la tradición es el amor y el sentirse orgullosos de sus orígenes”.




Ver Botones
Ocultar Botones