Historiador zapoteca revive tradiciones para los niños de Oaxaca

Se trata de preservar la memoria de las costumbres y rituales; en los niños está la esperanza, señaló el historiador. Foto Francisco Olvera

En el marco del día de muertos en Juchitán, Oaxaca, el historiador zapoteca Víctor Cata realizó una actividad pedagógica con niños y niñas usando varas de carrizo y construyendo una réplica a menor escala del beedxe’, que significa “Jaguar” y que es un armazón que se usa para construir el biguie’, que es una ofrenda con flores, pan y frutos que el pueblo juchiteco le rinde a sus fieles difuntos.

Para el historiador juchiteco, el biguie’ remite al calendario religioso de los zapotecos que constaba de 260 días y también significa “pilar, tiempo, periodo”.

La intención de Víctor Cata es que los niños y niñas sepan de sus tradiciones y la conserven debido a que en Juchitán y pueblos como Unión Hidalgo, Xadani y San Blas Atempa se celebra el 30 y 31 de octubre y no el 1 y 2 de noviembre, como el resto de la República.


“Durante dos días (domingo y lunes) unos 30 menores se sumaron a la invitación que hice con la finalidad de que aprendieran sobre la forma peculiar que aquí en Juchitán celebramos a nuestros muertos, asistieron y les compartí varitas de carrizo que compré con un cohetero, les mostré la réplica y les expliqué el significado, cada uno construyó su beedxe’ y lo adornó, fue una experiencia maravillosa”, resaltó.

Dijo que para los zapotecas antiguos el beedxe’ era considerado la tierra y para ellos tenía la forma de un cuadrado, por lo que en las cuatro esquinas un jaguar la sostenía por los lados y en el centro se colocaba el rostro de un jaguar que, posteriormente, con la llegada de los españoles se cambió por una cruz, actualmente son pocas las personas que conservan esta tradición para celebrar a sus muertos.

“Se trata de preservar la memoria de las costumbres y rituales, en los niños está la esperanza, por eso es que en pequeña escala les compartí esta tradición, se fueron felices y ahora ya saben por qué se coloca esta ofrenda de flores, frutos y panes”, recalcó Víctor Cata.

 

Información de La Jornada