Haghenbeck quiere cederle al gobierno hectáreas de bosques que están invadidas

Si los diputados locales, de corte morenovallista, revisaran lo que realmente aprueban tendrían que rechazar la propuesta de permuta del empresario Carlos Enrique Rafael Haghenbeck Cámara de obtener 42 hectáreas de Flor de Bosque a cambio de ceder unas 50 hectáreas de bosque de su propiedad, ya que la zona arbolada que ofrece el desarrollador inmobiliario tienen la peculiaridad de que: desde hace muchos años, están ocupadas por ejidatarios que nunca han aceptado retirarse de esa extensión de tierra.

Es decir, el empresario pretende entregarle al gobierno del estado –con autorización del Congreso local– un conjunto de hectáreas que no podrán ser ocupadas, al menos que exista un desalojo violento de los ejidatarios que utilizan esa zona para llevar a pastar ganado y obtener madera para consumo personal, desde hace un par de décadas.

Visto de otra manera: Haghenbeck quiere trasladarle al Poder Ejecutivo un conflicto social que él mismo no pudo resolver, pues aunque tiene la propiedad jurídica de los terrenos, estos han sido reclamados como suyos por los ejidatarios que han dado una larga lucha –con la asesoría de importantes agrupaciones populares– para no ser expulsados de dicha porción de bosque.


Por esa razón, el empresarios desde hace muchos años ha buscado deshacerse de esa extensión de tierra, en la que no pudo expandir alguno de los cuatro fraccionamientos de lujo que existen en Haras Ciudad Ecológica, que es un desarrollo inmobiliario en el cual es accionista mayoritario.

La propuesta del empresario tiene la apariencia de ser noble acuerdo a favor gobierno o de un beneficio colectivo, consistente en que: él pide que le den 42 hectáreas erosionadas de Flor del Bosque –que es zona protegida– a cambio de que ceda alrededor de 50 hectáreas de buen bosque, mismas que serían incorporadas al parque forestal.

Contado así, pareciera que efectivamente quien gana es el Poder Ejecutivo, pero no es así, por las siguientes razones:

Las 42 hectáreas que busca Haghenbeck de Flor del Bosque sí estuvieron erosionadas pero desde el sexenio de Mario Marín Torres fueron sometidas a un proceso de rehabilitación del suelo que permite afirmar que ya no es un área sin capacidad de generar bosque.

Y las 50 hectáreas que quiere ceder, si son de un bosque en buenas condiciones, pero no se tiene el dominio pleno de la propiedad, ya que primero se tendría que destrabar el conflicto con los campesinos que ocupan dicha extensión.

Lo que quiere hacer equivale a vender una casa intestada, hipotecada o invadida por paracaidistas.

Haras, en crisis de ventas

Quienes conocen de cerca lo que pasa en torno a los negocios inmobiliarios de Haghenbeck dicen que, utilizando sus influencias con el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, está buscando quedarse con una parte de Flor del Bosque para rescatar su negocio de Haras Ciudad Ecológica.

Resulta que en los últimos años o meses, Haras Ciudad Ecológica ha enfrentado una fuerte caída en las ventas de terrenos, pues no ha podido competir con los desarrollos inmobiliarios de la zonas de Angelópolis y La Calera, de Zerezotla en Cholula y Atlixco, entre otros lugares que ofrecen áreas residenciales cerca de zonas arboladas.

Hay meses, cuentan, que en Haras no se ha vendido un solo terreno, pese a las intensas campañas de promoción.

En el sexenio de Mario Marín, Haghenbeck quiso hacer su propuesta de permuta utilizando a la UAP, ya que proponía cederla a la universidad sus 50 hectáreas de bosque a cambio de que le dieran una parte de Flor del Bosque, que es una porción que ambiciona mucho. En esa ocasión se le rechazó su petición en un par de veces.

Ahora parecería que quiere hacer lo mismo. Se sabe que el empresario se ha acercado a la Fundación UNAM –que estuvo presidida por el padre de Rafael Moreno Valle Rosas– para proponerle a esta casa de estudios la donación de terrenos en Flor del Bosque, los mismos que está a punto de obtener mediante un decreto del Congreso del estado.

Su intención es que la UNAM construya en Flor del Bosque un centro de estudio biológico y al mismo tiempo, se comunique directamente a Haras Ciudad Ecológica con el parque forestal.

Con ello busca hacer crecer la plusvalía de sus fraccionamientos y construir casas para los académicos y trabajadores que laboren en ese centro de estudios de la UNAM.

Además de crear fraccionamientos de casas de clase media, que pretende ofrecer a los trabajadores de la SEP federal que se mudarán a Puebla, como parte del proceso de descentralización que emprenderá el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador.